Somos Microrrelatos agosto 2019

BROTAS ENTRE LLAMAS Sólo se tenía que escuchar el silencio, el silencio de una noche cualquiera. En mitad de la madrugada sólo tenía que verse la oscuridad. La oscuridad de una población que duerme, que descansa. Sólo se vería a la coruja cazando, al roedor buscando entre la basura, al que tiene insomnio y sale…