MúsicaNoticias

Acordes para defender la salud mental: Sara Ráez presenta su nuevo single «Ventanas abiertas»

  • Sara Ráez describe en su último trabajo la vulnerabilidad del ser humano y, a su vez, su capacidad de superación, colocando el foco en la salud mental tanto en el mundo de los artistas como en la sociedad en general, pues “reconocerlo y cuidarse es la única forma de sanar”.
  • La artista ubetense, que llenó Clamores en el año 2020 (días antes de que estallase la pandemia),vuelve después de dos años dispuesta a demostrar que aferrarse a un sueño es su manera de curarse y de volver a respirar. Y quiere compartir con sus seguidores las luces y sombras a las que se ha enfrentado.
  • Con su último single, Sara Ráez ofrece un mensaje valiente y honesto cargado de energía positiva, sin ocultar los fantasmas y los miedos que durante su última etapa la llevaron a pensar en dejar el mundo de la música. Tras escuchar los primeros acordes y el mensaje intrínseco que conlleva, darle a PLAY y apostar por Sara es la única salida.

Cuando estalló la pandemia, Sara Ráez había conseguido llegar a uno de los mejores momentos a nivel artístico. Tenía la agenda repleta de rodajes, sesiones de fotos, planes de redes, agenda de conciertos por cerrar y la esperanza de que, tras todos los años de trabajo, estaban por llegar los momentos más gratificantes de su vida como artista.


Varias colaboraciones apoyaban su último disco en solitario, había tocado en 25 ciudades en pocos meses y el contra toque había firmado años atrás con un gigante de la industria musical por fin empezaba a rodar tras un largo tiempo de lucha y espera. Todo parecía estar en la casilla de salida cuando estalla una pandemia. Y el mundo se para.


La vida deja de girar, las salas de conciertos se quedan vacías., la inspiración desaparece, y también las ganas y la oportunidad del artista de llegar al público. Se pierde también la ilusión, y se pierde uno a sí mismo.

Por suerte, Sara vive por y para contar historias y ponerles música. Y su vocación supera toda adversidad. Su valentía y tenacidad la han traído de vuelta a los escenarios, con ganas renovadas y una única certeza: quiere seguir siendo honesta con la música y quiere contar aquello por lo que ha pasado en los últimos años. “Los artistas somos un reflejo de la sociedad, de una realidad que está condicionada por las expectativas y las sonrisas de las redes sociales. Y eso te hace sentir más sola y más derrotada cuando llega un momento duro. Te sientes perdida y además no puedes contarlo, porque ser débil está mal.

Nos ha sobrepasado una pandemia donde todos hemos sentido angustia, miedo, depresión… Pero ni así aprendemos que la vida no es solo para los más fuertes. Es también para los que a veces nos hundimos pero conseguimos levantarnos”. De eso habla Ventanas Abiertas. De la importancia de unirnos para cuidarnos, de querernos para curarnos, para que no haya victimas mortales de la falta de empatía en la sociedad con los que, en algún momento del camino, resbalan.

Sara viene dispuesta a poner encima de la mesa tres realidades: la necesidad de prestar atención a quienes sufren, a los que se encuentran con barreras que les colocan a la deriva… “Es necesario intentar que no enfermemos como sociedad, que seamos capaces de construir una realidad más humana, más empática y más dispuesta a cuidar las emociones y las debilidades del otro.” Habla de la crueldad de la industria musical que trata con estadísticas los sueños ajenos. “Los artistas hemos asumido durante épocas que es nuestra obligación estar radiantes para el otro, y eso conlleva mentes que al final rompen sin permitirse siquiera
expresarlo. Artistas hechos para hacer reír, para emocionar, pero no para decir -el sistema y las normas me están haciendo daño- o -esta multinacional está acabando con mi vida-. Artistas que deciden irse después de toda una vida haciendo felices a los demás… Todos tenemos varios ejemplos que se nos vienen a la cabeza. Sara enfermó de pánico cuando le quitaron aquello que de verdad la nutre. Por eso ahora, en una apuesta que confronta cualquier duda, vuelve dispuesta a gritar que existen otras formas de subirse a un escenario. Trabajemos para que la responsabilidad sea compartida y el apoyo mutuo. El público es el que al final ayuda a las personas a recomponerse cuando creen que ya sus sueños se nos han escapado entre las manos.

Un grito contra la enfermedad, la desidia, la ansiedad, el miedo y la injusticia. Una llamada de atención a los que no ven la luz ahora. Porque volver es posible. Porque la música, remedio para las emociones, es la medicina que propone Sara Ráez para volver a colocarse en el punto de partida. Ahora ya sin contratos llenos de cláusulas, ahora sin condiciones económicas, ahora sin depender de llamadas ajenas. Una cita entre Sara y su público, colocados a ras de una ventana por la que entra aire fresco y que espera, sin más, que los acordes empiecen a sonar. Una apuesta donde el público sea el único que tenga la última palabra.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

More in:Música