Cine & TelevisiónCríticas de Adrián Gómez

Adrián Gómez opina sobre la película Rambo V: Last Blood

Decepcionante e insatisfactoria última entrega de una saga progresivamente mediocre. Adrián Grunberg (Vacaciones en el Infierno), vuelve a México (Tenerife) para presentarnos La cabaña del tio John. Rambo es ahora un ranchero, y ocasional rastreador que, en lugar de hacer punto, le da por excavar túneles.  No ha superado el trauma vietnamita, pero tiene una amiga anciana (Yvette Montreal, que ya nos sorprendió en Babel) con una nieta adolescente, que le han dado vidilla durante los últimos diez años… cuando la joven cruza la frontera para encontrarse con su padre, topándose con un negocio de trata de blancas y prostitución, liderado por los hermanos Martínez (Óscar «Cantinflas» Jaenada y Sergio «Capitán Trueno» Pérez Mencheta), los cuates lo pagarán caro.

Más cerca de Blood Father y Sabotaje, de sus colegas Gibson y Schwarzennegger, que de Quiero la cabeza de Alfredo García, se trata de un thriller de acción de factura telefílmica, donde el ex boina verde esta irreconocible, de puro parlanchín, rozando la moralina indigesta, y la verborrea de cierto potro italiano. La máquina de matar brota en la última media hora, cuando el drama costumbrista ya nos ha paseado por Taco, Los Gladiolos, Barrio Nuevo, La Orotava, y hemos pasado la aduana con el Teide de fondo. La B.S.O de Brian Tyler, ya presente en la anterior (y superior John Rambo), no nos hace olvidar la vibrante partitura de Jerry Goldsmith, del que suenan escasos temas (sobre todo de Acorralado) , para recordarnos que aquello, perfectamente intercambiable por una de Liam Neeson o Jason Statham, sigue siento una película del veterano de Vietnam.

Gore trepidante para un hiperviolento clímax, que escandalizo a David Morrell, autor de la novela original de 1972 (First Blood, cuyo desfase tomatero no tiene nada que envidiarle), estamos ante un indigno colofón, que cumple su función de divertimento , libres de sospecha pro-Trump (hijos de puta hay en todos lados, y el protagonista lo deja bien claro en un diálogo inicial), pero sin el más mínimo atisbo de la esencia original… Stallone amenaza con otra, con lo cual, lo de ultima sangre era una artimaña comercial. Nosotros nos seguimos quedando con Primera Sangre, que permanece imbatible, y más, en los tiempos que corren, de desidia cinematográfica y tufillo ideológico, ése que no derriba muros, precisamente.

0

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like