Cine & TelevisiónCríticas de Adrián Gómez

Adrián Gómez opina sobre la película Star Wars Holiday Special

Bizarrada máxima. Después de series para el confinamiento, volvemos a la TV. Concretamente a un especial de Día de acción de gracias de noviembre de 1978. Diez años antes, su director Steve Binder había dirigido el especial televisivo de Elvis, Comeback 68 (también es reciente su rockumental Elvis Unleashed). Pues bien, he aquí otro especial, pero esta vez maldito y repudiado hasta por el propio George Lucas, que sigue renegando del invento. Estamos en Kashykk, planeta natal de Chewbacca, con su familia, compuesta por Itchy, Malla y Lumpy (¡un vástago!). Es el Día de la vida y Chewie y Han Solo, se las ven y desean para llegar a tiempo. El marcaje imperial es importante, y la familia wookie contacta con Luke Skywalker, con peinado Beatle y uniforme Rebelde. Entre tanto, Art Carney ha de entregar un peine y secador especial. Bajo esté, puedes disfrutar de la bondiana canción de Diannah Carroll (La noche deseada, Los Colby). A todo esto, tenemos una sesión de Con las manos en la masa galáctico. Leia y C3PO se preocupan por la demora del contrabandista y su compañero. Tenemos a Ford con una talla menos de camisa y peinado indianico. Aquí no hay blasters y la poca acción física que hay la encontramos al final. Pero antes, hemos disfrutado del temazo AOR de Jefferson Starship y de lo mejor del invento: un segmento animado de Nelvana Studios (quienes un lustro después, lo petarian con Rock and Rule), al estilo Moebius, y con la presentación de Boba Fett nada menos. Si, señores, el primer mandaloriano, y primer coqueteo de Lucasfilm con la animación, años antes de Droids and Ewoks, o Clone Wars. De ahí viajamos a la cantina galáctica de Tatooine, con un nuevo número musical a cargo de Bea Arthur, respetando el bestiario de La guerra de las galaxias, y los maquillajes de Stuart Freeborn y Rick Baker (Lo del ratón gigante no tiene precio). Decir que los diseños y dibujos son del ilustrador Ralph McQuarrie (como en el film), y que el make Up de la familia de Chewbacca corre a cargo de Stan Winston. Si han llegado hasta aquí, queda lo mejor: los wookies, tras liberarse de los Stormtroppers, abren un pórtico, entre la Stargate y los agujeros de gusano de Dune, ataviados con túnicas rojas, y llegando a donde la princesa Carrie Fisher y el granjero Mark Hammill. Anthony Daniels también está presente, con Kenny Baker, como los droides. Acto seguido, Leia se arranca con un villancico sobre El día de la vida, con los compases de la partitura de John Williams, y ante la cara de estupefacción de Harrison Ford.

Recuperamos estos noventa minutos deliciosamente delirantes, en homenaje al fallecido David Prowse, quién hace un cameo como Dart Vader, y esto fue lo que se daba. A todo esto, imprescindible catarlo una vez en la vida, pese a las reticencias de Papá Lucas. Locuron

Señalar, por último, que en 2021 sale un documental sobre la gestación del disparate. No vemos la hora.

0

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like