BandasEntrevistasEntrevistas y ReportajesMúsica

Entrevista al cantante, compositor y guitarrista Edui Bercedo

1 – Para quien no conozca a Edui ¿quién eres? y ¿de dónde eres?

No sabemos quiénes somos, ni siquiera cuando ya hemos completado nuestras vidas. Nací en Santa Cruz de Tenerife. Toda mi vida me he dedicado a componer canciones e interpretarlas. No pienso en mí mismo bajo términos como cantante, compositor, guitarrista o artista. A lo que sí le doy importancia es a la canción como oficio. No es fácil escribir textos en castellano con cierto nivel y añadirlos a una melodía o progresión armónica interesante. La música es algo que puede hacer todo el mundo con cuatro acordes y una melodía pegadiza. Los textos no. Se le da muy poca importancia a esto último. Sin embargo, es muy difícil decir cosas propias o interesantes sin pretensiones y que no suenen ridículas. La mayoría lo que hace es rellenar esa melodía con lo primero que rime. Alguna vez yo también lo he hecho. Ahora procuro no hacerlo. Por eso últimamente soy tan poco prolífico. Tengo cientos de canciones sin letras acabadas. En eso sí que soy exigente. Esa es otra de las razones por que no tengo tanta edición.

2 – Fuiste bajista del mítico grupo Familia Real en los 80 ¿qué nos puedes contar de este gran grupo y tu experiencia en él?

Cuando tienes 15 o 16 años hagas lo que hagas va a ser de vital importancia. Esa época de mi vida no la relaciono directamente con mi experiencia con Familia Real. Sí que me influyo a un nivel más íntimo. Por entonces éramos una rareza en el ambiente, que en aquel momento era muy limitado. Y la reacción, tanto de los medios como del entorno, fue cuanto menos sorpresiva. Salimos en el periódico El País cuando ganamos la final de un concurso, pero no porque lo ganáramos sino porque el vocalista se autolesionó cortándose con una navaja los brazos.

3 – Desde 1985 eres uno de los compositores y frontman más interesantes del estado ¿cuáles fueron tus primeros trabajos en esos años?

Después de Familia Real me uní a una banda, también tocando el bajo, que se llamaba Signos de la Lluvia. Éramos increíbles. Fuimos seleccionados para el disco recopilatorio de grupos nacionales para GASA (Grabaciones Accidentales) de donde salieron por primera vez Duncan Duh, Derribos Arias, Décima Víctima entre otros, aunque no llegamos a un acuerdo para grabar. Estos me influyeron tanto o más que Familia Real. A partir de ahí comencé a componer ya mis propias canciones, con La Colonia y a continuación con La Donna Inmóvil. Giramos mucho, salimos en los medios y grabamos un LP. Posteriormente marché a Madrid a estudiar en la Escuela de Música Creativa. Allí comencé otro proyecto con Hugo Wertdahl, una de nuestras maquetas consiguió el segundo premio del concurso de la revista Rock de Lux, que ganó ese año Platero y Tú. De vuelta en las islas formé Venus en Surf y grabamos un disco con Manzana records en 1993.

4 – ¿Nos puedes definir tu sonido?

Mi sonido depende mucho del azar. La producción es clave. Por eso una de mis objetivos ahora es poder regrabar muchos de los temas que hice en el pasado en forma de maqueta. Te puedo asegurar que suenan completamente atemporales y como canciones se mantienen por sí solas. Siempre juego con lo imprevisible, así que sí estoy relajado en el estudio cualquier error o accidente puede sumar o conformar parte de la grabación. Claro que en esto intento estar siempre bien acompañado, pues yo no soy productor y la complicidad es clave para lo que tengo en mi cabeza suene en el disco.

Fotografía de Javi Felipe

5 – ¿Tus influencias musicales?

Se puede decir que soy un gran fan de la música en general. Aunque ya de manera más pormenorizada, de adolescente era muy frik-fan de ciertos artistas. No tengo un criterio férreo que diga a esto sí y a esto no. Sino que procuro escuchar con los oídos y la mente abierta. No hay estilos, ni nichos. No pongo límites a mí cultura. Desde el folclore a lo experimental, desde la música clásica a la cumbia villera. Lo que sí me di cuenta desde muy joven es que tienes que estudiar la tradición si quieres intentar romper. Es un tópico pero lo otro, y esto es una opinión personal, es impostura. Quizás no tengo la mente tan abierta como yo creo.

6 – ¿Cómo ves el panorama de las bandas punk a nivel Canarias y Estado?

Para mí la palabra punk significa libertad sin concesiones. Sí me preguntas por esos que se dicen punk que han estirado como un chicle la misma vieja fórmula de finales del siglo XX, guitarra, bajo y batería. Pose “soy más malo que nadie, estoy descontento con el sistema, voy a quemar tu casa por eso grito tanto y toco tan alto”, los mismos que después se compran la camiseta de Los Ramones en los grandes centros comerciales, esos que se congelaron en el tiempo. Esos no son punk, son la antítesis del punk. La nueva escena punk nacional o canaria está formada por cientos de miles de adolescentes anónimos que conforman su sonido desde sus casas con un ordenador o un móvil (DIY). El nuevo Punk son aquellos que no tienen prejuicios a la hora de crear, los que mezclan funk, disco, pospunk, hip-hop, krautrock, trap, folk, góspel y soul… los que evolucionan a partir de recursos limitados pero infinitos y no se atan a nada ni a nadie. Ni a las tendencias ni las modas que dictan los medios o las redes.

7 – De tus últimos trabajos ¿nos podrías hacer un resumen? Intento no ceñirme a fórmulas del pasado. El tiempo es crucial. Aspiro a no mecanizar mi forma de interpretar o de componer. Los dos últimos discos no los planifique en absoluto. El resultado no es proporcionado y nunca estoy satisfecho del todo. El primer disco “La fiesta de los no invitados” es más pop y luminoso. Por el contario “Historias del calor” es más denso y atmosférico. No tengo un patrón a seguir. Últimamente he preferido ir canción por canción, a diferencia de la glotonería egocentrista de los viejos rockeros, he preferido el formato single vídeo-clip. Por ejemplo, hace un año con Mercancía. Como exclusiva mundial, te cuento que en unos días saldrá el tema Hombrecillo, también con vídeo clip.

8 – ¿Prefieres estudio o directo? No es lo mismo el proceso de creación que el de grabación. Entre uno y otro puede pasar mucho tiempo. Y cuando compones siempre te surgen dudas sobre sí habrás escogido las palabras adecuadas o sí va mejor en otra tonalidad. Lo que sí es irreversible es la producción y tengo que confesar que no lo paso muy bien cuando ya no depende tanto de mí. Uno debería de ser más decidido y dejarse llevar por su intuición, pero esto no siempre es posible sí tienes que compartir esas intuiciones. La verdad es que, tal y como están las cosas ahora, con toda esta ingeniería digital, donde todo está pregrabado y loopeado, para mí salir en directo con una guitarra a pelo o con un grupo sin apenas efectos, ni sonidos disparados, con el sonido natural y crudo, es todo un desafío y un orgullo partir de la total incertidumbre de los nervios del directo como si estuvieras tocando por primera vez. Lejos de toda esa mentira que son los directos enlatados, 70 % playback. Tienes que ofrecer al público algo extra que no esté en los discos y yo en esto me crezco sobremanera.

9 – Ya para despedirnos de la entrevista ¿Nos puedes contar algunas anécdotas de tu larga trayectoria encima de los escenarios? Una vez, tocando en La Gomera con La Donna inmóvil, nos tiraron una rata al escenario. Desconcertados no parábamos de regatearla y dar saltitos allí a dónde ella iba. Finalizado el concierto, resulto que era una rata amaestrada que alguien trajo desde Ámsterdam.  El dueño de la rata se hizo colega del batería y él y la rata convivieron felizmente durante unos cuantos meses.

Fotografía de Javi Felipe
Fotografía de Javi Felipe

Fotografías de Javi Felipe

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

More in:Bandas