Entrevistas y ReportajesMúsicaReportajes

Javier Pérez de Azpeitia presenta un viaje musical hacia El mundo perdido

  • El pianista, compositor y docente emplea diversos estilos sonoros con el fin de adentrar al público en la era prehistórica
  • El Festival Tiempos Modernos consiste en un recorrido musical por las primeras etapas del cine mudo al son de las

improvisaciones de cinco grandes artistas

  • La primera edición del Festival Tiempos Modernos prolonga su actividad cultural durante el mes de octubre

La sencillez de la noche del viernes, 15 de octubre, hizo que el distinguido pianista vasco, Javier Pérez de Azpeitia, lograra crear diversos paisajes oníricos con el fin de musicalizar el filme El mundo perdido de Harry O. Hardy., en el marco del Festival Tiempos Modernos, organizado por la Fundación Nino Díaz con la colaboración del Ayuntamiento de Tías. Una iniciativa artística que sumergió al público presente en la era de los dinosaurios a la luz de la Luna en la Plaza

El Varadero, en la isla de Lanzarote.

Pasadas las ocho en punto, las luces del escenario se encendieron para dar comienzo al evento. De pronto, el bullicio del ambiente se vio interrumpido por la belleza hipnótica del Yamaha C7 de la mano de Pérez de Azpeitia. El músico comenzó su interpretación con un estilo puro y francamente poético con el objetivo de reflejar el afán del personaje principal por realizar una expedición en la Amazonia brasileña. Su fin era localizar El mundo perdido que se menciona en el diario del explorador desaparecido, Maple White.

Un arte para ser degustado

A medida que avanzaba el filme, se podía apreciar el bagaje musical del pianista. La variedad de la gama de color del sonido creado y las acrobacías pianísticas realizadas al son de la película justificaban su experiencia y especialización en el mundo cinematográfico. Un arte para ser degustado, pues sus dedos se movían con envidiable agilidad gracias a una dedicación plena e impecable inteligencia musical.

Durante la hora y media del recital, el músico emprendió un viaje musical que combinaba diversos esquemas en allegro que avivaban la tensión de la pugna entre dinosaurios, pasajes en adagio que musicalizaban las partes escritas y fragmentos en andante que representaban las conversaciones entre los personajes. Todo ello bajo una atmósfera de suspense e incertidumbre ante el descubrimiento de la vida prehistórica y criaturas como el Pterodáctilo, Brontosaurio o Allosaurio.

Como colofón final, Javier Pérez de Azpeitia disminuyó la tensión del ambiente mediante una composición romántica y un tanto vanguardista que ilustraba el amor entre el periodista Edward Malone y la hija del explorador, Paula White. Sin duda una representación innovadora que recibió una gran ovación por parte del público. Ya que el acompañamiento musical del artista simuló el sonido de una orquesta y se convirtió en una experiencia inigualable que permanecerá para siempre en la retina de los espectadores.

Javier Pérez de Azpeitia, pianista especializado en el mundo cinematográfico

El compositor y pianista, Javier Pérez de Azpeitia, cursó sus estudios musicales en los Conservatorios Superiores de Música de San Sebastián, Madrid y Lieja, Bélgica. Es también colaborador de la Orquesta Sinfónica de Euskadi y pianista oficial del Concurso Internacional de Canto Luis Mariano desde su fundación. Compagina su actividad artística con la docencia en Musikene, donde es profesor de repertorio en las especialidades de

Canto y Violín y Jefe del Departamento de Instrumentos de Tecla y Canto.

De forma paralela a la docencia y a la actividad concertística, lleva a cabo una intensa actividad ligada al mundo de la cinematografía a través de su colaboración como pianista o como director del ensemble The Silent Band actuando en numerosos festivales nacionales e internacionales. Asimismo, ha acompañado al piano diversas sesiones de Cine Mudo a través de su participación en los Festivales de San Sebastián, Berlinale, Toronto, Lorca, Madrid Imagen, Filmoteca Española, CGAI de Galicia, Cine y Patrimonio de Murcia,

Cinema Ritrovato de Bolonia y Festival Berlin Babylon, entre otros.

Además, ha grabado músicas para DVDs de películas editadas por distribuidoras como Divisa y Murnau Stiftung. Entre ellos cabe citar títulos como Ana Boleyn, La Mujer en la Luna, El abuelo, Pilar Guerra, La Aldea maldita, Diario de una descarriada, Sumurun y Downhill. Colabora regularmente con diferentes compositores como Pula Olaz, Pascal Gaigne y Alberto Iglesias en la grabación de las partes de piano solista de películas reconocidas a nivel internacional como Azul oscuro casi negro, Siete mesas de billar francés, Le Cou de la Girafe, Castillos de Carton , 80 egunean, Verbo ,Katmandu, Amaren eskuak, El faro de las  orcas, Embarazados, El Olivo, Nora, Remember Me y Maixabel.

Sobre la Fundación Nino Díaz

La Fundación Nino Díaz es una organización sin ánimo de lucro registrada en abril de 2017 y presentada en sociedad el 2 de septiembre del mismo año. Está dotada de un patrimonio propio inicial otorgado por su fundador, Don Benigno Agustín Díaz. La Fundación persigue diversos fines que buscan promover actividades, estudios e iniciativas que atiendan a las relaciones entre la música, la cultura y el pensamiento contemporáneo; desarrollar actividades que favorezcan el enriquecimiento cultural y educativo de la sociedad; fomentar la actividad intelectual, creativa y el pensamiento contemporáneo; y conservar, estudiar y difundir la obra y el legado de Nino Díaz. Su objetivo principal como institución es transformar a la sociedad a través de la música.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like