Sign in / Join

La Muerte de las Olas. Por Juan Antonio Gómez

Texto reflexión y poesía.

“La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es, y cuando la muerte es, nosotros no somos.”

Antonio Machado (Poeta de la Generación del 98)

 

REFLEXIÓN…

Cuando alguien se va, nos deja un hueco difícil de volver a llenar.    El tiempo, dicen, es la mejor medicina y pone cada cosa en su sitio.
Pero, aún no estamos preparados para el evento de la partida, porque todo lo que rodea a la idea de la muerte, nos sobrecoge, nos abruma, nos atemoriza, nos confunde y nos deja abiertas y sangrando todas las heridas.

Otras culturas como las orientales parecen estar más predispuestas a la exposición de la muerte, dándose el caso de lugares donde la partida final llega a verse como algo natural.
Pero nosotros, los occidentales, sometidos a la cultura del miedo que desde sus inicios la religión hizo de la muerte, no hemos superado el terror que llevamos dentro, tanto al fallecimiento como a la idea asociada de muerte, pecado e infierno.

Hoy por hoy los científicos no han sido capaces de asegurar cuál es el resultado final de del llamado último viaje.
Sin embargo, hay muchos testimonios valiosos al respecto, tanto en el sentido de la existencia de una vida posterior como no, son los llamados casos de experiencias cercanas a la muerte, que para muchas personas abren una pequeña luz a este tema crucial.
El hecho es que pensamos que nunca nos va a tocar, que eso le pasa a otras personas, y no, todos nosotros estamos afectados por igual.
Estemos más o menos o no influenciados por la religión, el hecho de enfrentarse a algo tan radical y desconocido como la muerte, nos produce un miedo grabado en el ADN de nuestra historia.

Normalizar este evento es casi imposible, pero una vez pasa a tu lado  y te arrebata a alguien querido, sabes que existe y que algún día seremos nosotros mismos los que crucemos ese umbral.
Por eso, pienso que durante la vida, sería mejor tener una buena relación con los que nos rodean y nosotros mismos, porque, una vez llega, ya no hay marcha atrás.

 

“No le tengo miedo a la muerte, a lo que sí le tengo miedo es al trance, el ir hacía allá. Confieso que tengo curiosidad por saber de qué se trata.”

Atahualpa Yupanqui (Cantautor, guitarrista, poeta y escritor argentino)

 

POESÍA…

Se desvanecen las olas
que dulcemente acarician la arena.
Quiero cogerlas y guardarlas,
para no olvidar como dejaban
tu rostro fresco cada mañana
reposando en mi pecho.

Hoy, las olas siguen desvaneciéndose
entre mis manos temblorosas
con el miedo enrollado en el cuerpo
para no olvidar que el tiempo pasa.

Miro el mar, este imponente mar
Atlántico misterioso,
que recoge cada día mis lágrimas,
que caen en esta arena ya seca
y se disuelven con él
irremediablemente,
porque ya no estás.

Aún Veo tus ojos negros
y mis lágrimas
corren mejilla abajo
porque perciben el adiós
que nos va a separar
en silencio y oscuro vacío,
en la espesa oscuridad de la nada
en la que todo está…
en la que nada se ve.

Habitará a mí alrededor
el perenne olor a mar
enredándose
y entrecruzándose
entre nuestros recuerdos.

Se me desvanecen las olas
entre las manos
y ante mis ojos
una vez y otra vez más,
porque llega la palabra adiós
para ti que cruzaras
al otro lado de la puerta
dejando esta habitación
vacía en la que quedo yo.

 

2019 (c) JAGJ – JUAN ANTONIO GÓMEZ JEREZ

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.

Accesibilidad