MúsicaNoticias

La Orquesta Sinfónica Estatal Rusa interpretará uno de los conciertos más bellos que se ha escrito jamás

Bajo la batuta de Vasily Petrenko, la formación actuará este fin de semana en Tenerife y Gran Canariaa

Hay entradas disponibles gracias al incremento del aforo, al igual que en el resto de los conciertos programados en el último tramo del FIMC

La Orquesta Sinfónica Estatal Rusa “Evgeny Svetlanov”, uno de los conjuntos más antiguos del país, se incorpora este fin de semana al Festival de Música de Canarias para interpretar Concierto para piano nº 2 de Rachmaninov, uno de los más bellos que se ha escrito jamás. Lo hará bajo la dirección de una representativa batuta de la nueva Europa musical, Vasily Petrenko, y junto a la jovencísima pianista Anastasia Makhamendrikova. Esta esperada velada también incluye la Sinfonía nº 9 de Shostakovich, completando así un repertorio de la más pura tradición rusa.

Los conciertos serán el sábado 12 en el Auditorio de Tenerife y el domingo 13 en el Auditorio Alfredo Kraus de Gran Canaria, con el patrocinio de Fundación DISA. Las entradas, que estaban agotadas debido a la limitación de aforo dictada por las autoridades sanitarias, vuelven a estar disponibles gracias a la ampliación aprobada ayer por el Consejo de Gobierno. Esta circunstancia afecta a todos los conciertos programados en este último tramo del Festival de Música de Canarias, entre ellos el de la violinista alemana Anna-Sophie Mutter en Gran Canaria, en el que tampoco quedaban localidades disponibles hasta ahora, y los de Grigory Sokolov en ambas capitales.

La Orquesta Sinfónica Estatal Rusa

Esta formación hizo su debut hace 85 años, el 5 de octubre de 1936, en el Gran Salón del Conservatorio de Moscú. En estos largos años ha actuado en los lugares más prestigiosos del mundo. Desde su primera gira al extranjero, en 1956, representa la cultura rusa allá donde va. Su discografía incluye cientos de discos de vinilo y CD lanzados por importantes sellos rusos e internacionales. Una de sus grabaciones más destacadas es la ‘Antología de la Música Sinfónica Rusa’ que abarca compositores desde M. Glinka hasta I. Stravinsky.

Se presenta junto al nombre de quien fuera su histórico director musical, Evgeny Svetlanov, que tras dirigir la formación durante 35 años, de 1965 a 2000, fue sorprendentemente despedido por orden del ministro de cultura de Rusia, Mikhail Shvydkoi, quien lo había acusado de pasar demasiado tiempo dirigiendo fuera de Rusia. A lo largo de los años, destacados músicos han estado al frente del conjunto y fue el 27 de octubre de 2005 cuando la Orquesta Sinfónica Académica del Estado recibió el nombre oficial de E. F. Svetlanov.

Vasily Petrenko, director artístico de la Royal Philharmonic de Londres, compagina este puesto desde el pasado septiembre con la titularidad del conjunto ruso. También es director principal de la Joven Orquesta de la Unión Europea y honorífico de la Royal Philharmonic de Liverpool, de la que fue titular durante 15 años.

Anastasia Makhamendrikova, la pianista que les acompaña en estos conciertos en Canarias, es considerada “el futuro de la Escuela Rusa de piano”. Tiene tan solo 19 años pero cuenta ya con una dilatada trayectoria sobre los escenarios, pues ya desde los 12 ha actuado en algunas de las grandes salas de música. Ha participado en numerosos programas de conciertos y festivales y ha sido laureada en el Concurso Internacional Tchaikovsky para Jóvenes Músicos, el Concurso Internacional de Jóvenes Pianistas Astana Piano Passion, “Sinaya Ptitsa” y el Gran Premio Virtuoso, entre muchos otros.

Sobre el repertorio

La gran música rusa es siempre una apuesta segura y el programa así lo entiende. En primer lugar, la orquesta interpretará el ‘Concierto para piano nº 2’ de Rachmaninov, compuesto en 1901, que fue recibido con éxtasis en su estreno, borrando así la huella humillante de su fracaso con la ‘Sinfonía nº 1’, que lo sumió en una profunda depresión. Esta pieza ha sido un elemento básico de los pianistas desde entonces. Como muchas de las otras partituras populares del compositor, ha sido utilizada, tanto por su estilo como por su contenido, por compositores de películas y canciones. El lujoso y exótico segundo tema del final proporcionó la melodía de ‘Luna llena y brazos vacíos’, un éxito para el entonces joven Frank Sinatra; y de ‘All by myself’, de Eric Carmen.

La segunda pieza del repertorio es otro clásico: la Sinfonía nº 9 de Shostakovich. En la primavera de 1945, mientras el ejército soviético entraba en Alemania, el compositor le dijo a la prensa de su país que estaba trabajando en “una sinfonía de victoria con una canción de alabanza”. La Novena es a veces llamada la sinfonía clásica de Shostakovich por su brevedad, forma y frecuente carácter de cámara. Lo cierto es que los críticos soviéticos estuvieron divididos sobre la Novena, algunos la llamaron una obra deliciosa, aunque ligera, y otros opinaron que equivalía a una injustificada vacación artística.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
1
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

More in:Música