LiteraturaNoticias

Literatura: Manual de supervivencia. Chernóbil, una guía para el futuro de Kate Brown

El 26 de abril se cumplen 34 años del accidente de Chernóbil.  

Tras una década de investigación de archivos y de realización de entrevistas en Ucrania, Rusia y Bielorrusia, Kate Brown revela en este libro la amplitud real de la devastación del desastre de Chernóbil, destapando los escalofriantes esfuerzos internacionales para minimizar las consecuencias. Sus hallazgos dejan claro el impacto irreversible de la radioactividad, enfrentándonos al hecho de que estamos emergiendo en un futuro para el cual no existe un manual de supervivencia.
 Tras el accidente, los líderes soviéticos prohibieron hacer públicos los informes, y la diplomacia internacional impidió la investigación porque las grandes potencias nucleares ya habían expuesto a millones de personas a la radiación con la producción y pruebas de armamento nuclear durante la Guerra Fría. A fecha de hoy, el número oficial de muertos todavía oscila entre 31 y 54 personas, aunque en realidad sabemos que la exposición a la radiación se cobró entre 35.000 y 150.000 víctimas solo en Ucrania. Como resultado, sin unos informes científicos serios, los líderes japoneses repitieron muchos de los errores en el desastre de Fukushima en 2011.

Escrita a modo de reportaje de investigación, la premiada y reconocida profesora de Ciencia, Tecnología y Sociedad en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Kate Brown, ofrece en esta obra una aproximación más científica y divulgativa de los efectos del desastre.

Sobre Kate Brown

En 2015, Brown recibió el Premio a la Excelencia en Investigación de Regentes de la Universidad de Maryland.

“¡Queridos camaradas! Desde el accidente en la central eléctrica de Chernóbil se ha realizado un análisis detallado de la radioactividad de los alimentos y el territorio dentro de su población. Los resultados muestran que vivir y trabajar en su aldea no causará daño a los adultos ni a los niños”.

Así comenzó un folleto publicado por el Ministerio de Salud de Ucrania que, a pesar de sus comienzos optimistas, advirtió a sus lectores contra el consumo de leche, bayas o champiñones locales, o la entrada al bosque circundante. Este fue solo uno de los muchos manuales burocráticos engañosos que, con aparentes buenas intenciones, subestimaron seriamente las consecuencias de largo alcance de la catástrofe nuclear de Chernóbil.

Tras 1991, organizaciones internacionales, desde la Cruz Roja Internacional a Greenpeace, buscaron ayudar a las víctimas, pero se encontraron bloqueadas por unas circunstancias políticas postsoviéticas que no entendían.

Diplomáticos internacionales y científicos aliados con la industria nuclear evadieron o negaron el hecho de que se estaba produciendo un desastre de salud pública a gran escala causado por la exposición a la radiación.

Los esfuerzos para darle la vuelta a la historia sobre Chernóbil fueron en gran parte exitosos: el número oficial de muertos oscila entre treinta y uno y cincuenta y cuatro personas. En realidad, la exposición a la radiación del desastre causó entre 35.000 y 150.000 muertes solo en Ucrania. Ningún estudio internacional importante midió bien el daño, lo que ocasionó que décadas después, los líderes japoneses repitieran muchos de los mismos errores tras el desastre nuclear de Fukushima en 2011.

Aprovechando una década de investigación de archivos y entrevistas en terreno en Ucrania, Rusia y Bielorrusia, Kate Brown revela toda la amplitud de la devastación y el encubrimiento sobre las consecuencias reales del desastre que siguió. Sus hallazgos dejan claro el impacto irreversible de la radioactividad generada por la mano del ser humano en cada ser vivo; y de manera inquietante, nos obligan a enfrentar el legado incalculable de décadas de pruebas de amas y otros incidentes nucleares, y el hecho de que estamos emergiendo en un futuro para el cual aún no se ha escrito el manual de supervivencia.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
1
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

More in:Literatura