Sign in / Join

Los hábitos de la gente tóxica: Reconocerlos para evitarlos. Por Juan Antonio Gómez

La vida sigue su curso cada día; cambia y nosotros cambiamos con ella al mismo tiempo, nos vamos adaptando a los tiempos que corren y nos vamos encontrando por el camino multitud de cosas que nos afectan y sobre todo, nos vamos encontrando con algunas personas de carácter negativo-tóxico que pueden afectar e incluso contagiar a nuestro entorno unipersonal.

Todos somos susceptibles por nuestro propio carácter, tanto de ser personas de carácter negativo-tóxico como no, dependerá de nosotros mismos y también de nuestro entorno darnos cuenta de ello e incluso de corregirlo y solventarlo.

Muchas veces el días a día nos va a poner por delante a alguna de esas personas altamente negativas, las cuales, con su comportamiento llegan a conseguir que el ambiente se quede vacío y todo parezca mucho peor de lo que realmente es en realidad.

Podemos encontrarlos por cualquier lugar y en cualquier momento. Aparecen sin previo aviso, sin más, y dejan un rastro de tanto negativismo que pueden terminar por contagiar todo y a todos los que están a su alrededor. A veces no nos vamos a dar cuenta de forma inmediata de su presencia, sino, hasta que ya han contaminado el espacio, el ambiente y al resto de personas.

Sería bueno ver algunos aspectos de carácter, actitudes y posicionamiento social de este tipo de personas, para así, poder identificarlos e incluso observar en nosotros mismos por si tuviéramos algún rasgo de esta clase y quisiéramos hacer algún tipo de cambio en nuestra forma de ser.

  1. Este tipo de personas suelen quejarse por todo, cuando decimos todo, quiere decir todo. Son incapaces de ver algo bueno o positivo en todo lo que les rodea. Están poniendo pegas a cada cosa, situación o persona que pasa por sus vidas en cualquier momento del día. No paran de dejar constancia absoluta de su descontento natural.
  2. Otra de las características que nos va dejar ver que estamos al lado de una persona tóxica, es su afán por compararse con los demás, siempre dejando constancia de que no hay nadie que esté o lo pase peor que ellos. No paran de expresar que todos lo que les rodea es malo y, sobre todo, no tienen la actitud de motivarse para salir de ese tornado sino que se regodean de sus propias miserias.
  3. No suelen tener moderación a la hora de expresar verdades, y escondiéndose detrás de esa premisa, suelen decir lo que primero les llega a la mente, sin tener en cuenta que pueden herir a los demás.
  4. Por desgracia, suelen rendirse fácilmente ante cualquier proyecto incluso antes de empezar.
  5. Es difícil lidiar con ellos porque creen constantemente que todo el mundo está en contra de ellos, como si una conspiración mundial les estuviese azotando.
  6. No encuentran solución alguna a sus problemas, que suelen ser los más gordos del mundo, según su perspectiva, y no encuentran la forma de poner remedio.
  7. Y para rematar, no suelen aceptar consejos, dado que, la soberbia y arrogancia que suelen demostrar no se los va a permitir.

 

Para estar a salvo de este tipo de personalidad negativa y tóxica, la única salida es alejarse de ellos, en la medida de lo posible. Recordar, que cualquiera de nosotros podemos ser o actuar en algún momento con este tipo de personalidad hacia los demás.

Una actitud positiva sobre la vida, nos va a hacer más fácil sobrellevar los problemas del día a día.

© 2017 JUAN ANTONIO GÓMEZ JEREZ

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.

Accesibilidad