Sign in / Join

Nos quedamos Pheflipados

REPORTAJE POR ADRIÁN GÓMEZ

Phe día 1: Calor…
atmósfera… El festival calentó motores con el Phe Market y el Phe gallery
semanas antes, aun disfrutables hasta el 5 de septiembre.

Viernes 24… canícula obliga. Prendas ligeras… Ambiente
flamígero en todos los sentidos, y el dios sol castigando. Pumuky rompen el
hielo, y una pequeña parroquia cumple con su cometido en frente del escenario. Son
las seis y el grupo está dispuesto a convencer… son la sensación local
allende los mares. Su oscurantismo sonoro mueve hordas. Aquí sirven de
pistoletazo a una hora imprudente, y con el lugar semi vacío.

Su propuesta es un mojito contundente, entre Billy Corgan,
Ian Curtis y algo de Depeche etapa Violetor… serenos… seriedad… demasiada. E
irrumpen Florida Blanca. Seguimos con revival Eiightie, esta vez con un improbable
cruce entre ciudad jardín y modestia aparte… pero con sus fans en el foso dándolo
todo, pocos, eso sí…  El techno en su
máximo apogeo… Prosigue la fiebre de convencidos con Pedrina, esta vez un
séquito más mixto… Sus hits son irreprochables y la colombiana lo sabe… Anochece
y se avecina lo inesperado..

Tras la pequeña gran artista, y en clara oposición al significado
de su apellido artístico, el alegre Carlos Sadness reúne al mayor fandom del
día. No solo arrastra a sus seguidores, sino conjunta a los anteriores. En la
delgada línea entre el indie y el mainstream, se mueven las tonadas pop de este
artista singular, diríase una mezcla entre David Otero, el pescado, y Jack
Johnson. Tras el delirio del dueto con Pedrina, cierra su show con una animada
versión del Groenlandia de Los Zombies.. y con su actuación se acaba el bloque de
teenage ídols alternativos y la noche brilla con la impactante actuación de
Natty Pelusso. Explosiva combinación entre hip hop, soul, pinceladas funk y
ramalazos flamencos, esta chica tiene flow, groove, duende y lo que le echen… animal
de escenario, ella sola lo llena. Performer completa, fue de lejos lo mejor de
la velada hasta el momento, y el público lo sabía… vino con la noche y las
masas adultas y aquello ya no paró… Y entonces llegó El Columpio Asesino y lo
petó.

Fotos cortesía de: Jesús Hernández

Phe día 2: Tras
la retahíla de himnos de los cabezas de cartel y la exitosa sesión electrónica
de Kid Simius, repetimos el 25, no llegando a tiempo para Mento, que ya hemos
disfrutado en otras ocasiones, dando fe de su buen hacer. Nos desvirgamos en
vivo el sábado pues, con la propuesta de Texcoco, banda local joven pero con
ganas y actitud (el look del guitarrista, con su camiseta de Pet Sounds y su
bigote Pepper, es solo una muestra), con una potente mezcla entre surf y punk
que calentó al personal para la apoteosis con Niña Coyote eta Chico Tornado; a
juicio personal, y junto con la Peluso, las auténticas sorpresas de la edición.
Con ganas de checarlos desde hace tiempo, superaron nuestras expectativas.
Apisonadora de rock clásico, en formato White Stripes- Black Keys (guitarra-
batería), su buen gusto musical, y su magnífica puesta en escena, unidos a un
sonido atronadora mente estimulante, entre textos en euskera y musculosas jams,
marcaron el punto álgido, y el público así lo entendió, disfrutando de los
covers del “Foxy Lady”Hendrixiano, y, sobre todo, del” Killing
in the name” de RATM”. Muy majos, además, en distancias cortas,
prometen volver, y así lo esperamos

El listón estaba muy alto y La Bien Querida supo estar a la
altura de su leyenda Presentaba su último disco; ” Fuego”, y ya el
recinto estaba bastante animado. Entre arreglos orquestales, pop subversivo y
electrónica, la artista estuvo impecable.

Turno para Perro, que cumplieron con creces con su rock
agresivo y poderoso directo… Luego llegaron Dorian; el hype del momento. Los
cabezas de cartel dieron un show correcto, y ya con la audiencia más
multitudinaria. Pertenecen a ese revival sonoro, entre la new wave y el techno
pop, miscelánea entre la movida madrileña y la electrónica del movimiento
madchester. A un servidor no es que le entusiasme la apuesta, pero hay que
reconocerles un dominio del espectáculo inapelable… Y se acabó lo que se daba.
Muchos más nombres ( Amanitas, Minifefas, We are trash, Groove Brothers..)…
Pocas pegas se le pueden poner a un festival ya esencial e imprescindible en el
panorama patrio (elegido como uno de los diez mejores del país, por un conocido
periódico de tirada nacional) que no solo abarca la cultura musical (Phe
sostenible, Phe creative, Phe talks, Phe kuchas, workshop, etc…) y que,
afortunadamente se va consolidando en cada edición.. En cualquier caso, al margen
de gustos, en Culturamanía lo tenemos claro: en cuestión de organización,
criterio, abanico de actividades, selección de artistas, nivel de directo, etc…
el Phe sigue reinando, indiscutiblemente, como el mejor festival del
archipiélago… ¡El próximo año más y mejor!

Fotos cortesía de: Iván Ruiz e Iván Alonso.

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.

Accesibilidad
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola