CrónicasEntrevistas y ReportajesReportajes

Reseña: Noa con su Letters to Bach en el Auditorio de Tenerife

El pasado sábado 19 de enero, se presentaba la artista israelí en el Auditorio Adán Martín en Santa Cruz de Tenrife, en su gira de 30 aniversario, ¿La razón? su nuevo disco; Letters to Bach, donde la cantante versiona y pone letra a las composiciones de Joham, como así gustó llamarlo durante todo el recital.

Llenazo hasta la bandera, allí no cabía un alfiler cuando comenzó el show. Savia nueva a las cuatro cuerdas y a la batería, acompañando a su escudero, el guitarrista Gil Dor, paternaire musical durante toda su trayectoria. El feeling se respiraba desde el principio, donde Noa, compartía experiencias y anécdotas, a la par que tonadas, que oscilaban desde el pop más permeable, hasta sonoridades sefardíes marca de la casa, sin menospreciar el jazz acústico o un blues improvisado.

El feedback con el público fue inmediato desde el principio. Canciones como I don,t know lo corroboraron. Alusiones a la familia en el segmento dedicado a su último trabajo, con temas como Look at me y Oh Mama dear, donde nos recuerda que su abuela, eterna luchadora fue » la primera feminista antes de que existiera el término», o su madre, presente en la sala con su hija menor de diez años.

Noa jugó con las nuevas tecnologías tanto como con sus cuerdas vocales, colgando fotos de la audiencia en instagram. Tampoco podemos olvidar su excelente labor percusiva a las congas, donde se defiende tanto como en el costumbrismo de la isla, citando el Loro Parque en uno de sus agudos inalcanzables.

La historia de amor con este país se reflejó en temas como ese vals para Joaquín Sabina, You (tu), brillantemente interpretado, o, ya en el último tramo, Es caprichoso el azar, compuesta al alimón con Joan Manuel Serrat hace 25 años.

Llegan los bises, entre lágrimas, aplausos y vítores. Momento en el cual la vocalista llama a su hija, subiendo desde la platea al escenario, e interpretando juntas Beautiful that way (la vida es bella), sin duda, uno de los puntos álgidos, y quizás el más emocionante de la noche.

Fin de la velada con una sentida performance de Ave María, dejando el listón por las nubes. Y allí estaba el público… en el mismo cielo.

Por Adrián Gómez

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

More in:Crónicas