Cine & TelevisiónCultura en casa

Series de Cuarentena: The Boys. Por Adrián Gómez

4 Quien vigila a los vigilantes? Esa era la gran pregunta de una obra capital del noveno arte: Watchmen. Tocaba hacer el comic de superhéroes adulto, y Alan Moore o Frank Miller con obras como Dark Knight o Born Again, lo plasmaron en los 80. El tiempo pasa, vivimos en una época donde la industria manda y las progresivamente mediocres adaptaciones comiqueras inundan el mercado sin el más mínimo atisbo de creatividad, pero pingües beneficios. Sin darse cuenta de que el género está muerto artísticamente, como demostró el satírico Deadpool y su descomunal éxito, confirmando el deceso risible de una fórmula agotada.

Y aquí entra el gran Garth Ennis, enfant terrible del comic, quien ya revolucionó el medio con Preacher, y le dio un bofetón gamberro y con una ingente dosis de autocrítica en The Boys.

Ennis recoge el testigo allí donde lo dejaron Moore y Miller, y nos presenta a unos seres metahumanos mesianicos, m egalomanos y egolatras. Con afán de lucro y debilidades carnales, sirven a fines empresariales y militares, con una abrumadora campaña de marketing, los siete no escatimar en daños colaterales ni dilemas morales de ningún tipo, priorizando sus propios intereses. Sólo la incorporación de Luz Estelar, la venganza de Hughie ( en la obra original, clavado a Simón Pegg ) y la ayuda de «los chicos», intentarán cambiar un poco las cosas. Semejante propuesta levantó ampollas, siendo alabada por crítica y público como rompedora, transgresora y necesaria

Y he aquí que Amazon compra los derechos, con la consecuente americanizacion de la historia ( no olvidemos que el tebeo es británico ) y confiandosela a dos francotiradores a la altura de las circunstancias, como Eric Kripke ( guionista de La casa del reloj en la pared y creador de Sobrenatural ) y el genial Seth Rogen ( Juerga hasta el fin, Future Man ), quien ya había colaborado con Ennis en la adaptación televisiva de su celebérrimo Predicador.

Ocho episodios que entran como agua es nuestra recomendación de series para la cuarentena de esta semana. Si bien se abstiene del enfoque hard y demoledoramente sórdido de la materia prima, permanece la mala leche, pasando de puntillas por la escabrosidad sexual…pero con la violencia no hay problema.
El carisma de Karl Urban ( Dredd, Star Trek) como el carnicero, contrasta notablemente con la insipidez de Jack Quaid ( vástago de Dennis y Meg Ryan) como Huguie, cuyo padre es encarnado por…Simon Pegg. Elizabeth Shue ( El hombre sin sombra, El efecto dominó ) pone la nota de madurez interpretativa, y hay cameos de gente como Haley Joel Osment ( El sexto sentido) o Billy Zane ( Titanic).

El conjunto se resiente de cierta edulcoración en situaciones incómodas, pero la solidez narrativa y el ritmo de la serie es indiscutible. La frescura ( literal) y la originalidad del material de base juegan a su favor. Se agradece que hayan respetado el componente autoironico. El patetismo de los personajes, la deshumanización de los superhéroes, y la sangrante crítica al poder. No es el comic ( no hay cojones ) pero se la juegan bastante. Un nuevo paso, junto con la rupturista Joker en pantalla grande, de un género que está agonizando en el formato audiovisual y que necesita de reapuntes adultos como éste

0

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like