Cine & TelevisiónCultura en casaNetflix

Series de cuarentena: The Witcher. Por Adrián Gómez

En series para la cuarentena, Culturamanía recomienda para esta semana la adaptación de Netflix del famoso personaje literario del polaco Andrej Sapovsky. Producto de culto para gamers del nuevo Milenio, un servidor lo descubre en las adaptaciones comiqueras de Dark Horse, con las fabulosas portadas de Mike Mignola (Hellboy)

Esta primera temporada, compuesta por ocho episodios, es la nueva apuesta de la plataforma, junto con la también recomendada Cristal Oscuro, del género de fantasía heroica.

La sombra (el hype, más bien) de Juego de Tronos es alargada, y a la espera de que se acuerden de pioneros como Michael Moorcock o Fritz Leiber (Multiverso, ciclo de las espadas) o lo que hará Amazon con el material de Robert. E. Howard (Conan) o J.R. R. Tolkien (Silmarilion?), vamos abriendo boca con El brujo.

La trama puede resultar confusa para el espectador medio, sobre todo, si no ha seguido las novelas o cómics, no digamos ya los videojuegos; puesto que alterna momentos y saltos espacio-tiempo en la narrativa (no hablamos precisamente de flashbacks) pero uno va atando cabos conforme avanza (o retrocede) el arco argumental. Con vistosos y bien fotografiados exteriores (mayormente localizados en La Palma), la serie en sí, se fundamenta en el destino de Yeenefer por un lado, y de Ciri por el otro, intercalando ambos periplos vitales (y mortales) con la intervención determinante de Geralt de Rivia, el lobo blanco, el mutante… el brujerías del título vamos.

El problema principal de la serie es la nulidad interpretativa y la escasez de carisma de Henry Cavill, que en ningún momento llega a convencer ni transmitir el tormento interior del protagonista. Da igual que haga del brujo que de Superman, o Napoleón Sólo, el estreñimiento facial nunca desaparece. Especialmente cargante también es el personaje del bardo acompañante, aunque suponemos que esa es su función.

La excelente ambientación y el correcto vestuario (diríase miscelánea entre medievo y Renacimiento) realza la propuesta. Dosis aventurera y gotas de terror, donde las mujeres son las verdaderas protagonistas. No solo las citadas, pues es magníficamente destacable también la labor de Jodhi Mai (El último mohicano) como la reina Calante.

Mentiras, maldiciones, magia, teleportaciones, batallas épicas, dragones, sexo, tacos y traiciones, que culminan en un doble episodio bélico que nos hace esperar ansiosamente la nueva temporada.

Atención a las canciones de trovador de los créditos, que terminan de darle el broche perfecto. Véanla. Quedarán «embrujados»

0

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like