Sign in / Join

Adrián Gómez opina sobre la película «The Neon Demon»

Asunto: The Neon Demon… ¿La belleza es efímera?… ¿es peligrosa?… ¿es vacía?… ¿es codiciosa?… ¿es natural? Nicholas Winding Refh, quien reinvento el thriller moderno con la imprescindible «Drive» vuelve a las andadas en este… ¿drama? ¿giallo? ¿experimento sensorial? De eso se trata quizás, antes de responder a las preguntas planteadas.

Se trata de una crítica al superficial mundo de la moda, ¿una radiografía de la desorientación juvenil? ¿una película de suspense-terror?… quizás sea todo eso y más… o solo sea un ejercicio ombliguista… un fresco onanista del director, donde se regocija en una puesta en escena fundamentada en el estímulo inmediato, en el impacto a los sentidos; efectivamente, aquí prima más la sensación que la razón. Como si mezcláramos al Kubrick más lisérgico con Lynch y Argento.

El frangollo es delirante… onírico y hasta cierto punto hipnotizante, la belleza de los fotogramas que se van sucediendo al son del tecno-score de Cliff Martínez y una fotografía de colores intensos. Rojo sangre… felinos en moteles; algunos cuadrúpedos, otros con el rostro de keanu Reeves, Elle Fanning y su inocencia aplastada y corrompida. Y esas diosas de la pasarela; beldades antropófagas más allá de la metáfora, que vomitan globos ocupares que observan como forenses frustradas practican necrofilia… y esto es solo una pincelada… dos horas de riesgo y provocación, que me han sorprendido gratamente… aun no sé si repetir, regurgitar o drogarme después de su visionado. Recomendable siempre que se tenga el ánimo adecuado. Una de las propuestas más rompedoras del 2016.

Crítica por Adrián Gómez

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.

Accesibilidad