Sign in / Join

Adrián Gómez opina sobre la película «Un día más con vida» proyectada en la Fundación CajaCanarias

Del horror de la guerra y el sentimiento de culpabilidad, de la deshumanización y la redención y del compromiso y la confrontación. Las memorias de Rysczard Kapuscinisky,reportero polaco, que suma ideales y retales de vida, en un caótico suceso: Angola en 1975,en plena colonización portuguesa, con la CIA de por medio; último bastión de la guerra fría.

 

Frío documental y cálido largometraje de animación (o viceversa) donde encontramos a Artur, otro corresponsal de guerra, y a Farrusco, combatiente disidente por causas perdidas, como el protagonista. Ellos lo pueden contar, el no, fallecido en 2007, igual que Carlota, carismática guerrillera que marcó al periodista, tanto como el conflicto.

 

Sangre y horror con técnica rotoscopica en plena era digital, visualmente impecable y espiritualmente implacable. Justo Goya para una obra perfecta, que pudimos disfrutar el lunes 4 en cajacanarias. De cuando el arte nace del dolor, y pocas veces falla.

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.

Accesibilidad