Sign in / Join

Crónica del concierto de Rosendo en Tenerife. Por Adrián Gómez

«¡Aguanta el tipo, mañana es domingo!» nos
espetaba el de carabanchel el sábado 2 de diciembre en el pabellón de deportes
en Santa Cruz. «Por meter entre mis cosas la nariz» fue la segunda; y
van dos clásicos nada más abrir la noche. El maestro Mercado se nos despide de
los escenarios a sus 64 tacos y toca farewell Tour.

Bueno, yo no me lo creo y me parece que el tampoco. Con sus
fieles Rafa J.Vegas y Mariano Montero descargan material reciente como»
Cuando» o «Soy» con himnos como «El ganador» o «Mala
vida».

Rostros sonrientes y conocidos pueblan el recinto y hay un
buen rollo de la hostia. La vieja guardia se entremezcla con la moderna y la
comunión es completa. Almas hambrientas de rock and roll se alimentan con
estudios sociológicos como «Vergüenza torera» o «Masculino singular»…
pero cuando suena «Y dale» nada importa… un servidor se olvida de
todo y se pone en marcha porque si no «se oxida y se enfría». Da
gusto ver a la tropa corear el estribillo «El tren» es el primer
regalo «Leñero» perpetrada en tiempos del loco de Molina; carismático
y mítico líder de los Ñu. Esa guitarra nada tiene que envidiar a Rory Gallagher
o Ritchie Blackmore.

Y «Flojos de pantalón’ lo ratifica. Euforia desatada.
Felicidad en la pista y el maestro en su salsa. Feedback contrastado con»
Pan de Higo» y asoma la recta final; «Navegando a muerte» y la
leyenda nos desea buenas noches; no sin antes demostrarnos que se siente «Agradecido»…
las birras… la compañía… los recuerdos…y esos 20 años desde la primera vez
en A tientas y Barrancas. Esta es la cuarta, pero no la vencida… estoy seguro, porque
el bis casi hunde el recinto: «No pienses que estoy muy triste…si no me
ves sonreír…es simplemente despiste…Maneras de vivir!»… declaración
de intenciones… Magnífico.

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.

Accesibilidad