Sign in / Join

Reportaje: Salto en el Café Quilombo. Por Adrián Gómez

Atmosférico… Eléctrico… Inspirador… El 8 de septiembre en La Orotava, Germán Salto y su poderosa banda lo dieron todo… El quilombo; acogedor… tenue… no es el whisky a go go, ni el café wah… ni mucho menos el Filmore, pero durante casi dos horas nos sentimos transportados a la California de los años sesenta. Un hammond sinuoso acompaña cálidas texturas vocales en una melodía apacible, cuando el combo irrumpe con un tema propio entre Buffalo Springfield y los mejores Beach Boys; hasta que estalla “Ohio” del tío Neil Young, y el tiempo se detiene.

El exquisito trabajo a las seis cuerdas; todo un guitar hero a la les Paul, y el perfecto empaste con la rítmica del vocalista principal, nos conduce en un viaje al sonido americana, donde saludamos a los Grateful Dead, sonreímos a Crosby, Still y Nash, y le guiñamos el ojo a los Crazy Horse mas épico. El estupendo colchón de los teclados, y de una base rítmica que nos sumergen en auténticos torbellinos sónicos, en jams que serán muy difíciles de olvidar.

El repertorio propio, compuesto por su disco homónimo del 2015, y el glorioso “Far from the echoes”, del 2017, combinan perfectamente con extractos de himnos como Down by the river, de CSNY, sintiéndonos en la costa oeste, allá por el 70-71. El lirismo de la combinación de voces, y la conjunción con las ráfagas de puro nervio guitarrero, es un deleite para el melómano entrenado… y desde una esquina, parece que asoman Gene Clark y Alex Chilton… nos sentimos ” hopefully”… todo un happening, amigos… y una cita inexcusable con una banda prodigiosa… ¡Don´t be late!

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.

Esta página web utiliza cookies, que son archivos de texto ubicados en el navegador del usuario que visita la página. Algunas son imprescindibles para la navegación y otras ayudan a analizar el uso que hacen los usuarios del sitio web para así mejorar su experiencia de usuario. ACEPTAR
Aviso de cookies
Accesibilidad