martes, junio 18, 2024

Reseña: Nominados Premios Quirino a Mejor Largometraje. Por Jonathan Medina

Los pasados sábado y domingo, 25 y 26 de mayo respectivamente, se pudo disfrutar en las salas de Multicines Tenerife, de la mano de los Premios Quirino de la Animación Iberoamericana, de los cuatro nominados a Mejor Largometraje.

Sobre Robot Dreams de Pablo Berger, galardonado con el premio en esta edición, y reseñada previamente ENLACE, solo añadir el lleno absoluto de la sala.

En los Quirino tiene cabida todo tipo de animación, entendiendo está como vehículo para contar historias. Cómo viene siendo habitual en las jornadas de proyecciones, se reservan las matinales para las producciones de corte mas familiar o directamente para público infantil. El sábado 25 de mayo arrancaba con Hanna y los monstruos de Lorena Ares, que nos narra la historia de una niña adorable apasionada por los monstruos y que acaba recalando en el pueblo donde habitan, Monsterville. Con una animación 3D, pero una estética y planificación mas cercana a la animación clásica, Hanna y los monstruos resalta la importancia de superar los prejuicios y celebrar las diferencias que nos hacen unicos. Paisajes coloridos y entrañables personajes que harán las delicias de los más pequeños de la casa.

El sueño de la sultana de Isabel Herguera, relato pictórico que en clave de metaficción nos narra el descubrimiento por parte de su autora del relato feminista indio de 1905 ‘El sueño de la sultana’, escrito por Begum Rokeya Hussein, en el que nos habla de un país imaginario gobernado por mujeres. Herguera, en su debut, nos regala un bellísimo lienzo de texturas, colores y sueños animados, con un sentido poético y social.

El paraíso de Fernando Sirianni y Federico Moreno Breser, nos narra en clave de entrevista actual que nos retrotrae al pasado, la historia de las hermanas Scilko, inmigrantes polacas que llegan a Buenos Aires con la esperanza de un nuevo futuro. La animación 3D en b/n logra una ambientación inmersiva en cuanto a escenarios, apoyada en una iluminación soberbia donde destacan los claroscuros. El relato, con todos los ingredientes clásicos del cine negro, avanza a buen ritmo y mantiene en vilo hasta sus compases finales. Si bien, en su contra tiene una animación de personajes algo «robótica», con cierto rictus facial que no deja ver las si buenas interpretaciones de voz; esto claramente debido a un demasiado ajustado presupuesto, quizás merecía uno mas holgado.

Nos vemos en la próxima edición de los Premios Quirino de la Animación Iberoamericana.

Popular Articles