viernes, junio 21, 2024

Adrián Gómez opina de la película «Lo que arde» proyectada en el ciclo de cine del Otoño Cultural CajaCanarias

Belleza hipnótica es lo que desprende los fotogramas de la película de Oliver Laxe. El fuego y la palabra, citando el film de Richard Brooks; se dan cita en este film gallego de 2019. Del fuego apagado y de las brasas, esta es la historia de Amador, que vuelve a su hogar, tras haber cumplido condena por pirómano. Es la historia de Benedicta, madre de aquel, que lo acoge cual sangre de su sangre, pues el otoño se impone en todas sus vertientes. Es la historia de Elena, veterinaria, cautivada de la figura de Amador, ambigua y enigmática, como la vaca a quien debe tratar. Los árboles sufren porque pueden sufrir, dice la madre a su hijo, en una escena brillante e intimista. Suena Suzanne de Cohen, preciosa tonada. Dicen que, si te gusta la música, no hace falta entender la letra; metáfora sobre los personajes y la propia idiosincrasia del largometraje… miradas, actos, silencios…definen mejor que nunca caracteres y situaciones, envuelto en una hermosa fotografía que termina de encumbrar el relato hasta un clímax incendiario en todos los aspectos…merecidísimo Goya a la emotiva interpretación de Benedicta Sánchez, en una película tan conmovedora como atmosférica. Drama costumbrista de segundas oportunidades y llameantes decepciones, que crepitan en hora y media y cuyas cenizas permanecen una vez el espectador ha salido de la sala. Exactamente, como ocurrió el pasado lunes 2 de noviembre en la sala de CajaCanarias, Otoño Cultural. Excelente.

Popular Articles