miércoles, julio 17, 2024

Espacio Bronzo inaugura la cuarta edición de la exposición colectiva ‘Menudencias’, con miniaturas escultóricas y literarias

El equipo de Bronzo propuso a 36 autores abordar el deseo

La cita invita a artistas y público a celebrar el verano con un encuentro lúdico y reflexivo

Espacio Bronzo inaugura este viernes, 5 de julio, a las 20.00 horas, la exposición colectiva Menudencias IV. El deseo, con miniaturas escultóricas y literarias. La muestra con la que Bronzo clausura la temporada de exposiciones está disponible para el público hasta el 6 de septiembre en la sala lagunera situada en el 19 de Núñez de la Peña.

Con Menudencias, Espacio Bronzo invita a artistas y público a celebrar el verano con un encuentro lúdico y a la vez reflexivo, coincidiendo con el comienzo de una estación tan indicada para este tipo de citas. En esta cuarta edición participan 23 artistas plásticos y 13 escritores.

La propuesta del equipo de Bronzo a los 36 autores participantes este año se centra en el deseo. El resultado es un conjunto de obras, elaboradas en una gran diversidad de materiales y técnicas diferentes. La sala ha invitado a artistas plásticos y a escritores a compartir esta propuesta. Dado que la iniciativa se desarrolla en una sala especializada en el arte escultórico, para esta exposición se han privilegiado las obras en tres dimensiones. 

Quienes presentan obra plástica son Abel Hernández, Carlos Rivero, Cristina Temes, Ernesto Valcárcel, Evelina Martín, Felipe Hodgson, Juan López Salvador, Lars Amundsen, María Isabel, Mariángeles Fernández, Marina Martín, Matthias Beck y Esther Ropón, Pepa Alemán, Pilar Cotter, Pura Márquez, Raquel Plans, Ricardo Bonnet, Rodrigo Rodríguez, Román Hernández, Sema Castro, Tomás Rodríguez, The Art Teacher y Ventura Alemán. Por su parte, los autores de los textos son Carmen Paloma Martínez, Cecilia Domínguez Luis, Fermín Higuera, Ernesto Suárez, Rafael José–Díaz, Rosa María Ramos Chinea, Antonio López Ortega, Daniel Bernal, Roberto Toledo Palliser, Félix Hormiga, Noel Olivares, Ramón Alemán y Teca Barreiro.

El texto que enmarca la presentación de la exposición ante el público y que acompaña el catálogo de la exposición, firmado por Ventura Alemán, integrante del equipo de Bronzo, parte de una concepción del deseo como un fin en sí mismo, como un proyecto perpetuo cuya fuerza radica “en que no es, en que aún no es”. Con esta esencia incompleta y, “en una cultura basada en el deber y la culpa, el deseo es ya un pecado. Una válvula de escape del deber”. Así, “la culpa es el deseo consumado, el apetito saciado. Territorio de arenas movedizas, sin suelo firme”, el deseo “pendula entre el capricho y el anhelo, entre el proyecto y el antojo. No es moral. No es bueno ni malo. Los malos deseos son tan buenos, como deseos, como los buenos deseos”. Basta con escribirlos y quemarlos en la hoguera.

Ahondando más en los caminos a los que lleva el deseo, el texto plantea que este también “es sexo, es apetito, es ganas”. Es previo al sexo y de ahí, las preguntas: “¿Será un pecado el deseo sin sexo? ¿Y el sexo sin deseo?”. Así, el cuerpo se constituye como “territorio infinito del deseo” y un espacio de prohibiciones, por lo que “Lo prohibido se convierte en deseo involuntario”.

“Es un acorde en el pecho, algo que resuena dentro en armonía con algo que está fuera”, plantea el texto del catálogo para preguntarse a continuación: “¿Seremos capaces de aprender a vivir sin deseos, sin anhelo, sin proyectos, sin ansia, aceptando el paso del tiempo y de los hechos, con lo que traigan? ¿Valdrá la pena? ¿Podremos convertir en deseos nuestros deberes? ¿Querríamos?”. Y, finalmente, la cuestión final que, para cerrar el círculo, desemboca en esta cuarta edición de Menudencias IV: “¿Qué te apetece hacer? ¿Qué te nace? Saber hacer silencio y escuchar por dentro, esperar, escuchar y obedecerte. Pedir un deseo y darle forma. Forma de poema, poema visual, escultura. Pedir un pequeño deseo. Una menudencia”.

Homenaje

La coincidencia de la presentación de la exposición con el principio del verano –cuando habitualmente, hasta hace y tres años, la sala había estado vacía– aspira a fijar un punto de encuentro y una despedida festiva de la temporada de exposiciones. La cita anual en Espacio Bronzo a comienzos del verano en torno al arte en pequeñas dimensiones rinde homenaje a la experiencia artística de la “Bienal de Miniaturas” que enraizó en Bajamar, que dejó tan grato recuerdo para público y artistas.

Guiados por la memoria de ese sueño de miniaturas con olor a salitre y fiesta en Bajamar, Espacio Bronzo impulsa este proyecto artístico, que aspira a desarrollar cada año, bajo el epigrama de Menudencias y con una convocatoria temática específica. Menudencias “no pretende ser una continuación de aquella preciosa iniciativa, que obedecía a una dinámica de experiencias y vidas compartidas en el entorno de Bajamar, aunque sí queremos homenajearla desde aquí”, dice el equipo de Bronzo.

Para Bronzo, el término ‘menudencia” representa mejor el proyecto que ‘miniatura’, más relacionado con la imagen plana. Asimismo, como ya ha ocurrido en otras experiencias expositivas en la sala lagunera, las obras en tres dimensiones van acompañadas por la poesía, que la gente de Bronzo considera “nuestra hermana en las artes escritas”. Preferiblemente, se pidieron piezas tridimensionales, que puedan inscribirse en un cubo imaginario de 7 x 7 x 7 centímetros, y, dado que entre los artistas invitados hay pintores, grabadores, dibujantes y fotógrafos, se les invitó a presentar piezas tridimensionales, una propuesta que no tiene carácter de condición obligatoria.

Espacio Bronzo

El Espacio Bronzo es un centro de referencia del arte escultórico en Tenerife: la sala da cabida también al trabajo artístico basado en instalaciones, la joyería y la artesanía. Sala de arte y tienda, es una iniciativa del taller de fundición Esculturas Bronzo, concebida como un espacio de actividad cultural dedicado a la escultura, el diseño y la joyería. La sala lagunera lleva ya activa más de siete años, convertida en un punto de encuentro curioso en el que se unen el público y los artistas plásticos que residen o trabajan en las Islas.

En paralelo a la sala, Bronzo muestra al público los objetos singulares que el taller de fundición artística elabora al aplicar la técnica escultórica no solo a piezas de arte, sino también a piezas de diseño o funcionales que lleguen a todo el público. Con este planteamiento, Bronzo presenta tanto esculturas de autor, de los muchos escultores con los que trabajan habitualmente, como series de producción limitada diseñada y elaborada por los escultores del taller. Esculturas Bronzo está formado por los escultores Francisco de Armas, Evelina Martín y Ventura Alemán, licenciados en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna.

Popular Articles