Capitán SwingLiteratura

La editorial Capitán Swing lanza «La muerte del artista» de William Deresiewicz

“Siempre ha sido difícil ser artista, pero hay cosas difíciles y otras más difíciles aún. El grado de dificultad es importante. Lo difícil que sea afecta a la cantidad de tiempo que puedes dedicar a tu arte —en lugar de a tu trabajo diario— y por lo tanto a lo bueno que puedas llegar a ser, así como a lo que te pueda reportar. El grado de dificultad influye en quién hace arte en primer lugar. Cuanto menos pueda ganar uno con su arte, más deberá depender de otras fuentes de apoyo, como mamá y papá. Cuanto menos dinero haya en las artes en general, más serán un juego de niños ricos. Y la riqueza se correlaciona con la raza y el género.  Si te preocupa la diversidad, debes preocuparte por la economía. La idea de que «la gente lo hará de todos modos» —que si eres un artista de verdad, crearás arte no importa cómo— solo puede ser producto de la ingenuidad, la ignorancia o el privilegio”. 

La muerte del artista. Cómo los creadores luchan por sobrevivir en la era de los billonarios y la tecnología

William Deresiewicz

La muerte del artista. Cómo los creadores luchan por sobrevivir en la era de los billonarios y la tecnología, del crítico y ensayista William Deresiewicz,llega para advertir sobre cómo la economía digital amenaza la vida y el trabajo de los artistas: la música, la escritura y las artes visuales que sustentan nuestras almas y sociedades. 

Si bien siempre ha sido complejo vivir del arte, el ecosistema ha cambiado mucho en las últimas décadas. Este libro supone una importante evaluación del estado de la economía del arte en más de medio siglo, y muestra cómo el sistema actual enriquece a los gigantes tecnológicos, mientras empobrece a casi todos.

Se escuchan dos relatos sobre ganarse la vida como artista en la era digital. Uno surge de Silicon Valley: “Nunca ha habido un mejor momento para ser artista. Si tienes un ordenador portátil, tienes un estudio de grabación. Si tienes un iPhone, tienes una cámara de cine. Y si la producción es barata, la distribución es gratuita: se llama Internet. Todo el mundo es un artista; simplemente explote su creatividad y publique sus cosas”. El otro relato proviene de los propios artistas: “Claro, puedes poner tus cosas ahí, pero ¿quién te va a pagar por ellas? No todo el mundo es un artista. Hacer arte lleva años de dedicación y eso requiere medios de apoyo”. Si las cosas no cambian, el arte en gran medida dejará de ser sostenible.

Entonces, ¿qué relato es el verdadero? ¿Cómo se las arreglan los artistas para ganarse la vida hoy en día? Deresiewicz, un destacado crítico de arte y de la cultura contemporánea, se propuso responder a estas preguntas en esta profunda y rigurosa investigación basada en el análisis de casos concretos y en entrevistas  con artistas de todo tipo. El autor asegura que estamos en medio de una transformación de época. Si los artistas fueron artesanos en el Renacimiento, bohemios en el siglo XIX y profesionales en el XX, un nuevo paradigma está surgiendo en la era digital, que está cambiando nuestras ideas fundamentales sobre la naturaleza del arte y el papel del artista en la sociedad.   

“Me inclino a creer a los artistas. Para empezar, no confío en Silicon Valley. Tienen miles de millones de razones para promover su particular narrativa, y está claro que por ahora no son las empresas socialmente responsables que les gusta pensar que son. Por otra parte, los datos apoyan a los artistas, que también están, después de todo, en la mejor posición para conocer su propia experiencia”, afirma el autor.

La muerte del artista es un ensayo sobre la crisis que enfrenta el arte y los artistas en una sociedad digitalizada y de libre acceso a mucho contenido y productos artísticos por los que, cada vez, queremos pagar menos,  despreciando así el trabajo y el esfuerzo que requieren

Pero también hay espacio en el texto de Deresiewicz  para la crítica constructiva, porque el autor ahonda a su vez en las soluciones que existen para que el arte y los artistas no mueran para siempre. ¿Adivináis? Los artistas necesitan organizarse: “Para solucionar la economía del arte tenemos que enmendar toda la economía. Lo que significa que, dado que la única respuesta efectiva al poder de la riqueza concentrada es el poder de la acción coordinada, tenemos que organizarnos”. 

Los lectores jóvenes encontrarán en él una llamada de atención, los artistas que literalmente sobreviven con su arte, un grito de guerra para continuar creando pese a todo.

Biografía William Deresiewicz:

William Deresiewicz (1964 Englewood, New Jersey) es un ensayista y crítico galardonado, orador frecuente en universidades, escuelas secundarias y otros lugares, y autor del éxito de ventas Excellent Sheep: The Miseducation of the American Elite and the way to a meaningful life. Su nuevo libro es La muerte del artista: cómo los creadores luchan por sobrevivir en la era de los multimillonarios y las grandes tecnologías.

Deresiewicz ha publicado más de 250 ensayos y reseñas. Ha ganado el Premio

Hiett en Humanidades, la Mención Balakian a la excelencia en la revisión y un Premio Sydney; también ha sido nominado en tres ocasiones al Premio Nacional de Revistas. Su trabajo, que ha aparecido en The New York Times, The Atlantic, Harper’s Magazine, The American Scholar y muchas otras publicaciones, ha sido traducido a 17 idiomas y antologizado en más de 30 lectores universitarios y escolares.  

Deresiewicz enseñó inglés en Yale y Columbia antes de convertirse en escritor a tiempo completo en 2008. Ha sido ponente en más de 130 centros educativos, además de ocupar puestos de visitante en las universidades de Bard, Scripps y Claremont McKenna, así como en la Universidad de San Diego. 

Es miembro de la Junta Directiva de Tivnu: Building Justice, un espacio de  justicia social judía en Portland, Oregon, y del Consejo Asesor de Project Wayfinder, que ejecuta programas de aprendizaje con propósito en escuelas de EEUU.

Reseñas en prensa sobre el libro:

“Deresiewicz examina astutamente el estado de las artes en la cultura contemporánea. Pintar una imagen vívida de los desafíos involucrados en hacer arte, encontrar una audiencia y ser autosuficiente como artista. Una evaluación inteligente de cómo los artistas pueden y deben funcionar en el mercado «. 

 Kirkus Reviews 

«Deresiewicz logra un truco extraordinario. Es un análisis brillante del estado del arte, uno que no rehuye la verdad sobre lo difícil que puede ser vivir del arte de uno. Pero también hace brillar una luz a través de la oscuridad para mostrar cómo los músicos, autores, ilustradores y más lo están descubriendo. Cómpralo si quieres ser artista. Cómpralo si quieres comprender a los artistas. Cómpralo si quieres comprender el mundo.» ― Derek Thompson, autor de bestsellers de Hit Makers: La ciencia de la popularidad en una era de distracción 

“Fuerte, revolucionario y meticulosamente elaborado. Este tipo de narración sobre las verdades y la destrucción de mitos es escaso en el mundo de la música y el arte. Deresiewicz es uno de los grandes defensores de los artistas en la nueva economía digital, y su libro es la llamada de atención para artistas jóvenes más refrescante que jamás haya leído «. ― Rosanne Cash, cantante y compositora  «De uno de nuestros críticos más valientes y feroces, este ensayo es una anatomización devastadora de la vida creativa en la era de la reproducción digital. A través de un retrato conmovedor de artistas empujados a la miseria y la humillación por un sistema económico diseñado para explotarlos, William Deresiewicz muestra que la vida cultural de una nación sólo puede ser tan saludable como la condición de su democracia. Para cualquier artista que trabaje (o mendigue), la difícil situación descrita será tan familiar como una pesadilla recurrente «. ― Nathaniel Rich, autor de Perdiendo la tierra

«Desde hace algún tiempo, el aumento de la desigualdad y la disminución del nivel de vida para todos, excepto para los estadounidenses más ricos, han sido la principales preocupaciones políticas y económicas. En ‘La muerte del artista’, Deresiewicz, uno de los críticos literarios más importantes del país, desarrolla un texto convincente sobre que estas tendencias también han llevado a una crisis artística, una que es fácil pasar por alto porque su consecuencia más terrible puede ser una ausencia. Es raro que un crítico vuelva una mirada tan comprensiva y penetrante no solo hacia el arte que se está creando, sino hacia ese que no lo es. Pero Deresiewicz demuestra la forma en que nuestro sistema actual, mientras enriquece a los gigantes tecnológicos, empobrece a todos menos a un puñado de artistas. Cuando la gran mayoría de los artistas no pueden mantenerse a sí mismos y concentrarse en su trabajo, perdemos lo que podrían han creado. Es el arte mismo el que está en peligro. Este es un libro sabio, sensible y astuto de un autor que ha demostrado ser esencial, no sólo como crítico de arte sino de la sociedad que lo produce». ― Adelle Waldman

«Deresiewicz no da golpes. A través de representaciones íntimas de la vida de los artistas en activo deja al descubierto cómo la gentrificación, las grandes tecnologías y el capitalismo desenfrenado están chupando a los artistas. Luego, vuelve sobre la histórica relación defectuosa entre el arte y el dinero, lo que genera un argumento moral convincente de que es inaceptable obtener grandes beneficios de las obras de los artistas sin pagar casi nada por ellas. Incisiva, reveladora, insistente e inspiradora, ‘La muerte del artista’ es una carta de amor a la belleza y las nuevas verdades que nos enriquecen ―el arte mismo― y un grito de guerra para quienes producen arte para mantenerse vivos». 

Julie Lythcott-Haims

“Deresiewicz es un provocador que desafía el status quo y los mitos que rodean la relación de los artistas con el trabajo y el dinero. Es un guía excelente y curioso, que dirige a los lectores con una mirada empática y una especie de valentía que debería dejar a cualquiera interesado en el tema bien despierto y un poco conmovido”. ― Liz Lerman, coreógrafa ganadora del premio MacArthur

«Un excelente relato animado, sincero y aleccionador de lo que es ser cualquier tipo de artista en los Estados Unidos hoy en día. El hecho es que se mueren de hambre: ingresos que alguna vez fueron a los creadores ahora van a las empresas de tecnología y los creadores apenas pueden sobrevivir. Su futuro puede depender de colectivos como Authors Guild, que han apoyado a escritores a nivel nacional  durante más de un siglo. Bravo a Deresiewicz por mostrarnos el alcance de esta crisis en las artes.» ―Roxana Robinson, autora de Dawson’s Fall y ex presidenta del Gremio de Autores   

«La evaluación más importante del estado de la economía del arte en más de 50 años y un manejo magistral del papel central del artista en esa economía a medida que ha evolucionado con el tiempo. El estilo narrativo es honesto, directo, lector amigable y personalmente comprometido. Con sus numerosas entrevistas y estudios de casos individuales, Deresiewicz hace un excelente trabajo al dar voz a los artistas. Los resultados son desalentadores, inspiradores y, me atrevo a decir, amorosos. Su empatía y respeto por los artistas serán un consuelo mientras los conduce a los pocos caminos esperanzadores de supervivencia que quedan. Aplaudo su llamada a la diversidad, la evaluación deslumbrante de las consecuencias de la gentrificación y la exposición devastadora de la mentira de que la tecnología es una panacea para las artes. No solo acusa la cultura que ‘mata’ a los artistas, también ayuda a los artistas a comprender las opciones disponibles para ellos, lo que hace de este libro un faro indispensable». ―Susan Solt, ex productora de cine (Doc Hollywood, Presumed Innocent), exdecana de teatro en CalArts, y profesora distinguida y exdecana de las artes en UC Santa Cruz.

0

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like