jueves, mayo 30, 2024

MiradasDoc rinde homenaje al director ucraniano Sergei Loznitsa en su XVII edición

El Festival y Mercado Internacional de Cine Documental de Guía de Isora concede al realizador su premio Mirada Personal

El cineasta mantendrá un diálogo con Javier Tolentino el sábado 16 y cinco de sus películas más significativas se proyectan el mismo sábado y el miércoles 20

MiradasDoc rinde homenaje al director ucraniano Sergei Loznitsa en su XVII edición. El Festival y Mercado Internacional de Cine Documental de Guía de Isora entrega al cineasta el premio Mirada Personal en reconocimiento a la trayectoria de un director que “se ha arriesgado a explorar el lenguaje cinematográfico en la frontera entre la realidad y la ficción y que aborda con juicio crítico los traumas históricos y contemporáneos de nuestra sociedad”, asegura el director de este programa cultural en torno al cine de realidad, el cineasta canario David Baute.

Loznitsa mantendrá con el crítico y periodista Javier Tolentino un diálogo en el Auditorio de Guía de Isora, el sábado 16 de marzo, a las 19.30 horas. Previamente, a las 17.00, se habrá proyectado Babi Yar. Context (121’/2021) y, después,(127’/2014). Finalmente, los tres cortos incluido en la sección informativa sobre la obra del director, Reflections. Director’s Cut (17’/2020), The Old Jewish Cemetery (20’/2015) y A Night at the Opera (20’/2020) se exhiben el miércoles 20 de marzo, a las 17.00 horas.

MIradasDoc ha entregado su premio Mirada Personal a figuras nacionales e internacionales del cine, como Patricio Guzmán, David Bradbury, Joaquín Jordá, Abbas Kiarostami, José Luis Guerín, Avi Mograbi, Naomi Kawase e Isabel Coixet, entre otros cineastas.

Sergei Loznitsa nació en Baránavichi (Bielorrusia) el 5 de septiembre de 1964, pero su familia se mudó a Kyiv (Ucrania). Estudió en el Instituto Politécnico de Kyiv en 1987 y se graduó en Ingeniería y Matemáticas. Inició estudios en el Instituto de Cibernética en el desarrollo de sistemas expertos e inteligencia artificial, pero le surgió la posibilidad de acceder una de las plazas que ofrecía el Instituto Estatal Ruso de Cinematografía de Moscú. Fue justo en el periodo en que todo se derrumbaba en la Unión Soviética y Loznitsa no dudo en abrazar su pasión por el cine con todas las consecuencias.

Fue premiado en Cracovia por su primer cortometraje documental, Today We Are Going to Build a House (1996). Sus documentales fueron reclamados por certámenes cada vez más importantes, que aprecian la frescura con la que captura las vivencias de sus compatriotas. El buceo en el pasado y el trabajo con material de archivo surgió a partir de Blockade (2006), brillante compilación de material filmado durante el asedio nazi a Leningrado. El experto Miguel Ángel Pérez Quintero, programador en MiradasDoc, destaca en el catálogo del festival que, “sin abandonar las vivencias aparentemente simples de sus compatriotas, a partir de aquí serán cada vez más frecuentes sus incursiones en archivos fílmicos: en sus manos, cobran nueva vida los noticieros o las películas de propaganda, material con el que moldea un discurso crítico con la historia de la URSS”.

Su participación en obras colectivas junto a Cristi Puiu y Jean-Luc Godard (Bridges of Sarajevo, 2014), o Wang Bing y Aleksandr Sokurov (L’usage du monde: Vol. 1, 2010), lo sitúan entre los grandes autores del cine contemporáneo. Se abrió a la ficción con My Joy, estrenada en 2010 en Cannes, festival al que volvió en 2012 con En la niebla (2012), ficción ambientada en 1942 en la URSS ocupada por los nazis, por la que recibió el Premio FIPRESCI. Desde entonces, alterna ficción y documental con la misma naturalidad con la que apuesta por formatos de corto o largometraje y genera así “un cuerpo fílmico armónico, en el que cada nuevo trabajo parece alimentarse del anterior”, subraya Pérez Quintero.

Su cine se posiciona de forma crítica hacia la pesimista realidad postsoviética, lastrada por la pesada carga de la historia. Así, Maidan (2014) es una película clave de su trayectoria en la que retrata con rigor formal los disturbios civiles en la plaza central de Kiev entre 2013 y 2014. En 2015 triunfó en Sevilla con el largometraje The Event, mientras estrenaba en Rotterdam The Old Jewish Cemetery, una de las películas que forman parte de la muestra Mirada Personal en MiradasDoc.

Estrenó en Venecia Austerlitz (2016) y State Funeral (2019), y en Cannes, Donbass (2018), premio a la mejor dirección. Loznitsa nunca ha dejado de lado el cortometraje como medio de expresión. En 2020 filmó un segmento de una película ómnibus junto a Jafar Panahi (Celles qui chantent, 2020) y que, bajo el título de A Night at the Opera, y a partir de imágenes de archivo, revisa con humor las veladas de gala organizadas en el parisino Palais Garnier de los años 50 y 60. Además, presentó Reflections. Director’s Cut, versión extendida de su participación en Bridges of Sarajevo (2014). Ambas películas están incluidas en la programación de MiradasDoc.

En los últimos años, Loznitsa ha seguido dirigiendo su mirada crítica al presente y pasado del mundo postsoviético. En la edición de 2023 de MiradasDoc compitió con The Kiev Trial (2022), apabullante trabajo de montaje con imágenes inéditas del “Nuremberg de Kyiv», que tuvo lugar en enero de 1946 en la URSS, y que fue uno de los primeros juicios de posguerra que condenaron a los nazis y sus colaboradores. En ese mismo año, estrenó en Cannes The Natural History of Destruction, que examinó la percepción del fenómeno de la destrucción masiva de la población civil alemana en la literatura europea de posguerra. Un año antes, con Mr. Landsbergis, revisitó la ruptura de Lituania con la URSS. Poco antes presentó en Cannes una de sus obras más deslumbrantes, Babi Yar. Context, incluida en la programación del festival.

Las películas

Babi Yar. Context, explica el programador de MiradasDoc, es “una de sus obras más deslumbrantes, claro ejemplo de su maestría con el material de archivo, en este caso sobre el exterminio en apenas tres días de 33.771 judíos por parte de las tropas nazis en un barranco a las afueras de Kiev”. Cuando la memoria cae en el olvido, cuando el pasado ensombrece el presente, la voz del cine es la que articula la verdad. Además de dirigir y encargarse del guion de esta película, Loznitsa asumió la producción junto a Maria Choustova y el montaje, con Danielius Kokanauskis y Tomasz Wolski.

Maidan relata el levantamiento civil que tuvo lugar en la capital ucraniana, Kiev, en el invierno de 2013-2014 contra el régimen del presidente Yanukóvich. La película sigue el desarrollo de la revolución, desde las manifestaciones pacíficas de medio millón de personas en la plaza de la Independencia hasta los enfrentamientos sangrientos entre los manifestantes y la policía antidisturbios. Maidan es el retrato del despertar de una nación que redescubre su identidad. Igualmente, en esta película, su director asume también la producción –junto a Maria Choustova–, la fotografía –con Serhiy Stetsenko– y el montaje, –con Danielius Kokanauskis–.

La película Reflections. Director’s Cut muestra escenas de la vida en el Sarajevo actual, reflejadas en el cristal que cubre las fotografías en blanco y negro que el fotógrafo bosnio Milomir Kovacevic hizo de los que la defendieron del asedio en 1992. Loznitsa dirige esta película, producida por Maria Choustova, con fotografía de Oleg Mutu y montaje de Danielius Kokanauskis.

The Old Jewish Cemetery es cortometraje filmado en Riga (Letonia), en el que el cineasta explora el lugar en el que se emplazaba un cementerio judío ya desaparecido, abierto en 1725. Allí capta la vida contemporánea de un lugar donde más de 1000 judíos fueron asesinados por los nazis y enterrados en fosas comunes. Loznitsa compartió las labores de producción con Maria Baker y Antra Gaille y contó con Serhiy Stefan Stetsenko para la fotografía.

En A Night at the Opera, Loznitsa vuelve a sumergirse en las profundidades del archivo histórico audiovisual del siglo XX para elaborar este elegante e irónico retrato de las veladas de gala del parisino Palais Garnier durante los años 50 y 70. Con su habitual maestría para el montaje y una banda sonora recreada minuciosamente, Loznitsa revisita un microcosmos sociopolítico que incluye multitudes de adoradores y destellos de Bardot, Cocteau y la reina Isabel II entre toda la pompa y ceremonia de la alta sociedad parisina. Con guion y dirección del autor ucraniano, la producción corrió a cargo de Dimitri Krassoulia-Vronsky y Philippe Martin y el montaje es de Danielius Kokanauskis.

Popular Articles