sábado, junio 22, 2024

Adrián Gómez opina sobre la nueva película de animación «Spider-Man: Across the Spider-Verse»

Este film es una anomalía… cómo Miles Morales. Metacinematograficamente.

Phil Lord y Christopher Miller lo han vuelto a hacer, si bien , un servidor prefiere la primera entrega; aquella película animada sobre el hombre araña, todavía en posesión de Sony, tan divertida cómo inteligente, tocando el tema del Spiderverso, sin caer en el ridículo. Visualmente magnifica, Spiderman: Un nuevo universo (2018) causó sensación por su originalidad y su riesgo, ya con el MCU en crisis a nivel creativo, éste soplo de aire fresco, fue una demostración de que con el ingenio y el talento suficiente, hay magia… algo que a Kevin Feige no le interesa lo más mínimo, mientras siga sonando la caja registradora.

Cinco años después, en una temporada execrable a nivel de blockbusters, donde los infectos productos descerebrados y clónicos se amontonan sin el menor atisbo de novedad, a ningún nivel (Guardianes de la galaxia 3, A todo gas 10… tanto monta), los autores de La Lego Película vuelve a sorprender a propios y extraños. En un prólogo vertiginoso, nos introducimos en la realidad de Spider Gwen. La mancha es un sujeto peligroso que va saltando de universo en universo, y sólo el Spiderman de 2099 es el único que intenta resolver el entuerto…pero el precio es alto. Tras la primera media hora, con intervención del Spiderman Lego y todo, volvemos a Miles Morales. A su familia y a su desubicación. Es alguien en otros universos, y un héroe en el suyo, pero la sensación de mediocridad lo ahoga. Por otro lado, su intervención en el multiverso arácnido lo ha alterado todo. Ha roto el canon, y es una anomalía… que hay que subsanar.

Con éste planteamiento, nos subimos a una montaña rusa, donde no sólo la animación (tanto a nivel de diseño de personajes y ambientes, como a eclecticismo y despliegue técnico en general) supera a la anterior, sino un guion más complejo y puede que más elaborado (nadie ha dicho mejor) obliga a que el espectador se esfuerce en no desviar la atención… los cameos se suceden, y aquí entran desde los asombrosos actores en imagen real (atención a Donald Glover!) hasta mil y una referencias. No se estancan y aportan savia nueva, cómo ese anárquico Spiderpunk roba escenas.. Todo es asombroso (nunca mejor dicho), aunque el ritmo es irregular. Si acaso peca de exceso de metraje e hincapié en cursilerías que pretenden ser trascendentes y resultan interminables (prácticamente todas las escenas de Miles con su madre), pero la brillantez de la propuesta a todos los niveles y el cliffhanger final, promete . Ésta entrega vendría a ser el Regreso al futuro 2, aunque termine cómo Matrix Reloaded. Espero que cierren el arco con mayor habilidad que las citadas trilogías. Por de pronto, dos horas y cuarto de puro cómic en imágenes, tan disfrutable como agotador , tan admirable como pretenciosa… y con un sense of wonder que ya quisieran los del ratón.. porque un gran poder conlleva una gran responsabilidad… y si se sabe encauzar, se produce la magia.

No es magistral, pero si notable, y eso es mucho mas de lo que ofrece el desgastado y formulario género superheroico hoy en día… La película del primaverano.

Imagen promocional de la película

Popular Articles