jueves, mayo 30, 2024

El arquitecto canario Fernando Menis realizará en Corea del Sur el Museo de Arte Contemporáneo Park Seo

Hoy, en presencia del artista coreano Park Seo Bo, se ha colocado la primera piedra del  futuro museo dedicado a su valioso legado, que será levantado en la isla de Jeju. 

El proyecto, inspirado en la obra introspectiva de Seo Bo y la naturaleza volcánica de  esta isla, lleva la firma del arquitecto canario Fernando Menis. 

En su mayor parte subterráneo, realizado con materiales del lugar, el edificio se fundirá  con su entorno, mientras que la luz natural y la sombra serán esenciales en la creación  de los espacios interiores.

Se ha colocado hoy la primera piedra del futuro  Museo de Arte Contemporáneo Park Seo Bo en la isla de Jeju en Corea del Sur. El proyecto es  promovido por la Fundación Gizi que gestiona el legado del artista Park Seo Bo, y será realizado  por el arquitecto canario Fernando Menis. 

Park Seo Bo (91 años), fundador del movimiento ‘Dansaekhwa’ de la pintura monocromática, es  una de las figuras imprescindibles del arte coreano contemporáneo. Decano de la Escuela de  Bellas Artes de la Universidad Hong-Ik de Seúl en 1973, Doctor Honoris Causa en 2000 por la  misma universidad, Park Seo Bo ha sido ampliamente elogiado a lo largo de su carrera por  defender el arte coreano y recibió los premios Art Society Asia Game Changer Awards en 2018 y  la Silver Crown Cultural Medal (Medalla Cultural de la Corona de Plata) de Corea en 2011. A Seo  Bo se le conoce sobre todo por su serie de pinturas ‘Écriture’, vinculada a las nociones de tiempo,  espacio y materia, conceptos que sustentan todo el trabajo del artista coreano.  

El futuro Museo de Arte Contemporáneo Park Seo Bo en la isla de Jeju, está dedicado a su obra y  colección, y ha sido diseñado por el arquitecto canario Fernando Menis. Su proyecto se inspira  en la obra introspectiva del artista coreano y en la naturaleza volcánica de la isla de Jeju, que  guarda muchas similitudes con las Islas Canarias. Adepto de la filosofía de la Arquitectura Km0,  Menis basa su diseño en la geometría libre y el uso de materiales locales para crear un edificio  que se funde con el lugar, minimizando así su impacto en el entorno, pero busca, a la vez,  producir una arquitectura significativa en un entorno urbano muy entropizado, resultado de la  intensa industria turística de Jeju. 

Ubicado en una zona abancalada, cerca de un complejo hotelero y de ocio del mismo promotor,  el Museo Park Seo-Bo aparece como un contenido, aunque singular volumen masivo de  hormigón, que se fragmenta en dos partes, como si de una fisura entre placas tectónicas se  tratase, para acomodar el acceso principal al complejo cultural desde el nivel superior de la  parcela. Esta entrada funciona como espacio de transición entre el exterior (a través de una  rampa y un pequeño talud, que hace las funciones de graderío) y el interior cubierto del espacio  cultural. 

Una vez dentro, se recibe al visitante en un interior comprimido – el vestíbulo – para después  pasar a un espacio más fluido donde encontrar las oficinas y un jardín de influencia coreana,  además de las vistas al cielo y al paisaje del entorno. La distribución del museo se organiza  mediante una escalera lineal de hormigón, cuyo recorrido describe una especie de viaje  iniciático en el que la luz natural, sus reflejos y las contraluces destilan mística en la atmósfera de  las salas expositivas y las zonas comunes.  

En la primera planta subterránea del edificio se han dispuesto dos grandes salas expositivas  blancas, especialmente pensadas para el disfrute de las obras del artista y su colección. Una de  ellas es un cuadrado puro, emulando un cubo, mientras que la otra se adapta a la configuración  y morfología del volumen de hormigón visible desde su exterior. Siguiendo el descenso por el segundo tramo lineal de la escalera principal, se finaliza el recorrido en un gran espacio  polivalente, complementado con espacios de servicio.  

Es en este espacio, al final del viaje al interior de la tierra, donde se perciben en su totalidad las  dos grandes chimeneas que confieren luz y verticalidad al proyecto; a través de ellas, ejerce el  arquitecto canario su inigualable maestría para incorporar al proyecto la luz natural y la sombra,  y sus juegos visuales en el transcurso de los días y de las distintas estaciones del año. 

FERNANDO MENIS (1951, Tenerife) 

Con una trayectoria profesional de más de 40 años, la producción arquitectónica de Menis incluye obras de escalas y  tipologías diversas, así como proyectos de investigación a largo plazo. Experto en proyectar salas de conciertos y  auditorios, es reconocido y premiado a nivel internacional por concebir un innovador sistema de acústica variable  para la Sala de Conciertos de CKK Jordanki (2015, Polonia). Entre los proyectos ejecutados, en solitario y en co autoría: la Iglesia del Santísimo Redentor de las Chumberas (2022), Jardín del Espacio Cultural El Tanque (2022), Sala  de Conciertos y Convenciones CKK «Jordanki», en Polonia (2015), Plaza Bürchen en Suiza (2015), Estadio Insular de  Atletismo (2007), Magma Arte & Congresos (2007), Piscina en el río Spree de Berlín (2004) y la Sede de la Presidencia  del Gobierno de Canarias en Tenerife (2000). Entre los proyectos en curso, destacan: el Museo de Arte  Contemporáneo Park Seo Bo en Jeju, Corea del Sur; la Rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo en Santa  Cruz de Tenerife, el Masterplan en Boa Vista, el Auditorio de Pájara en Fuerteventura, la Rehabilitación del Centro  Cultural en La Guancha, la Rehabilitación del Auditorio Teobaldo Power en La Orotava. Distinguido en 10 ediciones  con el Premio de Arquitectura de Canarias Manuel de Oráa, Menis ganó también: el Premio al Mejor Edificio Cultural  de Polonia 2015, del Consejo Nacional de Arquitectos de Polonia; el Premio CEMEX a la Accesibilidad Universal 2016;  el Premio de Diseño de Taipei 2016 al Mejor Edificio Público; el Premio Piedra en el VIII Premio Internacional de  Arquitectura de Piedra 2005; y el Premio de la V Bienal Española de Arquitectura 1998, entre otros. Arquitecto  Doctor por la Universidad Politécnica de Valencia, su obra ha sido expuesta en varias ediciones de la Bienal de  Arquitectura de Venecia, en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, en la galería Aedes Berlín y la galería GA en  Tokio. Su proyecto Iglesia del Santísimo Redentor de Las Chumberas hace parte de la colección permanente del  Museo de Arte Moderno MoMA de Nueva York. 

PARK SEO-BO (1931, Yecheon, Corea) 

Park Seo-Bo (1931, Yecheon, Corea) es una de las principales figuras del arte coreano contemporáneo. Acreditado  como el padre del movimiento ‘Dansaekhwa’, Park formó parte de una generación que se vio profundamente  afectada por la Guerra de Corea (1950-1953) que dividió el país en Norte y Sur. Después de experimentar con la  abstracción occidental, particularmente con el estilo del ‘Art Informel’ con el que se familiarizó durante su estancia  en París en 1961, Park comenzó a explorar una metodología más introspectiva que tenía sus orígenes en la filosofía  taoísta y budista y también en la tradición coreana de la caligrafía. A Park se le conoce sobre todo por su serie de  pinturas ‘Écriture’, que adopta este enfoque espiritual y está inextricablemente vinculada a las nociones de tiempo,  espacio y materia, conceptos que sustentan todo el trabajo del artista. En los primeros trabajos, Park usó líneas de  lápiz repetidas, incisas en una superficie pintada monocromática aún húmeda, y los trabajos posteriores amplían  este lenguaje mediante la introducción de hanji, un papel tradicional coreano hecho a mano con corteza de morera,  que se adhiere a la superficie del lienzo. Este desarrollo, junto con la introducción del color, permitió una  transformación expansiva de su práctica mientras continuaba la búsqueda del vacío a través de la reducción. Park  Seo-Bo se graduó en 1954, en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Hong-Ik de Seúl. Se convirtió en Decano  de la Escuela de Bellas Artes de esta universidad en 1973 y recibió un Doctorado Honoris Causa en 2000. Ha sido  ampliamente elogiado a lo largo de su carrera por defender el arte coreano y recibió los premios Art Society Asia  Game Changer Awards en 2018 y la Silver Crown Cultural Medal (Medalla Cultural de la Corona de Plata) de Corea en  2011.  

Popular Articles