jueves, junio 20, 2024

Jurassic Park: Una travesía cinematográfica a través de los dinosaurios. Por Electrum

La saga de Jurassic Park, como un fósil en una película de aventuras, ha experimentado una evolución tan inusual como los propios dinosaurios. Comenzó como un velociraptor velocista en los Juegos Olímpicos del cine bajo la dirección del maestro Spielberg, pero con el tiempo, su agilidad disminuyó y comenzó a arrastrarse como un triceratops con artritis.

Jurassic Park, la primera entrega, fue como descubrir un tesoro de T-Rex dorado. Spielberg nos sorprendió con efectos especiales que parecían más reales que la realidad misma. Sus actores deslumbraron, y la historia mantuvo el pulso del suspense en cada momento. La película original es un dino-diamante en bruto.

Jurassic Park: El Mundo Perdido, dirigida nuevamente por el inigualable Steven Spielberg, es como ese segundo plato en una cena espectacular: puede que no tenga la misma chispa que el primero, pero aún es delicioso. Jeff Goldblum regresa como el caótico y encantador Dr. Ian Malcolm, y su carisma sigue siendo una delicia. La película nos lleva de nuevo al mundo de los dinosaurios de manera espectacular, aunque la trama no logra alcanzar la magnitud de la original. Spielberg, como siempre, mantiene el ritmo y ofrece momentos épicos.

Jurassic Park III, dirigida por Joe Johnston, es como si un grupo de niños decidiera escribir su propia versión de la saga en el recreo. Sam Neill vuelve, pero la trama y los personajes se deslizan por un tobogán de agua hacia la mediocridad. La película es como el primo lejano y olvidado de la familia Jurassic.

Luego llegaron las entregas de Jurassic World, donde Chris Pratt y Bryce Dallas Howard tomaron el timón. Estas películas se sienten como un parque temático abandonado lleno de dinosaurios digitales de última generación. Si Jurassic Park era el original y emocionante parque de atracciones, Jurassic World es el equivalente de un paseo de feria que ya no emociona a nadie. Ni siquiera el encanto de Pratt puede salvar a la saga de su extinción narrativa.

Jurassic World: El Reino Caído es como una película de terror B en la que los monstruos son tan predecibles como una sombrilla en un día soleado. La trama es como si alguien hubiera agitado un sombrero lleno de clichés y sacado uno al azar. El director J.A. Bayona intenta darle un toque oscuro, pero la saga ya ha perdido gran parte de su brillo.

Y finalmente, «Jurassic World: Dominion» llega como una promesa de renovación y una inyección de vida a la franquicia. Colin Trevorrow dirige nuevamente, y con el regreso de personajes icónicos, como el Dr. Alan Grant (interpretado por Sam Neill), y la introducción de nuevas caras, parece que la saga busca un renacimiento. La trama, centrada en la coexistencia entre humanos y dinosaurios, promete ser un nuevo giro en la historia, aunque el destino de la franquicia aún está en suspenso.

En definitiva, Jurassic Park es como una fiesta de dinosaurios que comenzó con una banda de rock estelar y terminó como una reunión de música de ascensor en un centro comercial. Las primeras entregas fueron verdaderas joyas, pero las posteriores parecen más preocupadas por los efectos visuales que por la profundidad. A pesar de sus altibajos, al igual que los dinosaurios, la saga Jurassic Park sigue vagando por la Tierra del cine en busca de un lugar en el que encajar.

Soy Electrum…

Soy Electrum, el crítico de cine más sincero y sin pelos en la lengua desde Madrid. Series, videojuegos o películas, no importa; si no me convence, lo diré sin miedo. Las críticas no me asustan, solo me motivan a ser aún más contundente. ¿Estás listo para mis reseñas de fuego?

NOTICIA DE INTERES:

Isla Calavera celebra el 30º Aniversario de «Parque Jurásico» con un evento prefestival este sábado 14 de octubre. Toda la información AQUÍ

Popular Articles