jueves, junio 13, 2024

Léa Drucker: Catherine Breillat compartió conmigo toda su visión del cine y entonces todo encajó

¿Cómo entró en el universo de la directora Catherine Breillat?

Nuestro productor, Saïd Ben Saïd, tuvo la idea. Creo que Catherine no conocía mi trabajo. Al principio, no estaba segura de encajar, pensé que dependería de nuestro encuentro, que primero se produjo por teléfono. Luego nos conocimos en persona. Sentía que me miraba mientras le contaba lo mucho que me gustaba el guion. No hablé mucho, me dediqué sobre todo a escuchar mientras me explicaba cómo quería rodar algunas escenas y me hablaba de su visión del cine y de su amor por Caravaggio y los cuadros del siglo XVII. Realmente compartió conmigo toda su visión del cine, y su visión de la película. Y entonces todo encajó.

¿Conocía su trabajo?

Recuerdo haber visto “36 Fillette” cuando se estrenó. También vi “Perfect Love”, “Fat Girl”, “Abuse of Weakness”… Me encantaban esas películas, porque me desafió. Así que me entusiasmó hacer esto y entrar en el mundo de Catherine. Por supuesto, también estaba bastante nerviosa, pero por eso hago este trabajo, no puedes controlarlo todo, más bien al contrario, necesitas caminar hacia lo desconocido. Catherine tiene opiniones claras y una visión única; yo no la llamaría radical, pero es realmente coherente y precisa. Es maravilloso trabajar con directores que son ambiciosos y brillantes, y que tienen un universo estético tan fuerte.


Cuando leyó el guion, ¿Qué le pareció la relación entre Théo y Anne?

Ambos se sienten atrapados. Él cree que necesita soltarse y disfrutar de su juventud. Ella se aburre dentro de sus límites burgueses y, de repente, quiere hacerlos pedazos. Pero, al igual que en la vida real, lo que más destacó en el escenario fue la complejidad y el misterio de unas relaciones caóticas que pueden salir terriblemente mal. Hay algo trágico, peligroso y vertiginoso sobre esa historia. No encontraba todas las respuestas, y esa incertidumbre me intrigaba. Estoy de acuerdo con la idea de que no siempre podemos definir el amor, y con el elemento de destrucción que puede encerrar. Sentí una llamada cuando leí el guion. A veces parece que se aleja del realismo. En efecto, se podría decir que la historia sólo ocurre dentro de la mente de esta mujer. Catherine reforzó esa impresión con la dirección, el montaje y la mezcla.

La intimidad entre Anne y Théo se basa en una forma de mentira: ocultan a su padre el robo de Théo.

Es el comienzo de un pacto, aunque Anne no sea consciente de ello. A través de este pacto, ella está diciendo: “Ahora vas a dejar de revolcarte en ese mundo tuyo adolescente, atormentado y rebelde que a todos nos resulta tan molesto. Te ofrezco otro papel”. Se pasa el día trabajando con chicas jóvenes víctimas de agresiones sexuales. Una parte de ella conecta fácilmente con los adolescentes. Es esta misma parte la que la anima a firmar ese pacto; sin embargo, sin que ella lo sepa, les involucrará en una peligrosa historia de amor.

A pesar de la diferencia de edad, Anne no trata a Théo como a un niño y Théo no busca una figura materna, es una relación de igual a igual…

A veces, Théo es incluso más adulto que ella. La experiencia traumática de Anne cuando era joven no se explora a fondo en la película, pero probablemente influye en su romance y en su aventura con ese joven. Es un nuevo comienzo para ella, y tal vez una parte de ella quiera recrear lo que salió mal cuando era sólo una niña. En cualquier caso, el rodaje reavivó reacciones y actitudes de mi propia adolescencia. Sentí como si volviera a tener quince años cuando montaba en patinete con ¡Samuel! Me dejé llevar por la situación, por esta energía juvenil.

Nunca tenemos la sensación de que Anne esté agrediendo sexualmente a Théo…

Se podría pensar que es una depredadora sobre el papel, pero en mi opinión, la película no trata en absoluto de un caso de abuso. Si Anne fuera una depredadora, sería obvio, podríamos marcar todas las casillas, sólo que es mucho más complejo que eso: hay sentimientos implicados por ambas partes…

Entonces, ¿qué hacemos cuando esto ocurre? La moral no se aplica realmente a este tipo de “historias de amor”. Uso comillas, porque es difícil definir realmente su historia. Algunos podrían decir que esto no es amor, que es incesto, porque ocurre dentro de la unidad familiar. Esta historia podría muy bien destruir la vida profesional de Anne, devastar su vida familiar y destruir la relación entre el padre y su hijo. Pero, una vez dicho esto, ¿qué hacemos con esta historia? También quería hacer esa película para desafiar la sabiduría recibida, tan inteligentemente, o al menos tan sensiblemente como fuera posible.

La ideología no puede tener una respuesta para todo, somos seres humanos ante todo, con almas retorcidas – no “retorcidas” como “desordenadas”, sino más bien como “no lineales”. Y creo que la película hace un gran trabajo al exponer estas opacas almas humanas, sin darnos respuestas ni imponernos algunas verdades. También me gusta que Catherine termine la película con la canción “20 ans” de Léo Ferré. Es aún más intrigante, ya que no olvidamos la complejidad de la situación. Catherine tiene una visión aguda de las cosas, es una libre pensadora, en el sentido de que no se pliega a la última ideología de moda, tiene su propia forma de pensar, sin disculpas…

Anne y Théo son filmados casi siempre como si estuvieran en una burbuja, ajenos al mundo exterior.


Me di cuenta de que la cámara estaba siempre sobre nosotros y muy cerca de lo que ocurría con nuestros personajes. Nos exigía una concentración constante y una intimidad real. Incluso en las escenas aparentemente mundanas, nada era insignificante. Anne y Théo están siempre conectados, en los ojos del otro. Es algo vertiginoso de interpretar

Catherine Breillat se centra a menudo en un personaje, en lugar de pasar de uno a otro.

Me sorprendió cuando leí el guion, me sorprendió durante el rodaje y me sorprendió aún más cuando vi la película, que ha tomado otra dimensión gracias al montaje. Podemos sentir la mirada del personaje que está fuera de la pantalla. Me parece asombroso, porque dice mucho de lo que ocurre entre Anne y Théo, de lo que pasa cuando están el uno en presencia del otro, de cómo la forma en que se miran influye en lo que son. En términos más generales, coincide con mi trabajo como actriz, que no consiste sólo en preparar y construir un personaje. Actuar también significa aceptar cualquier influencia que otro actor pueda tener sobre ti, y la influencia que tú puedas tener sobre ellos, no de forma racional o intelectual, sino irracional. Catherine destaca este elemento irracional en su película.

Durante la segunda escena de amor entre Anne y Théo, el tiempo se detiene de forma onírica. Pasamos a una forma o a la muerte, ¿o es la eternidad?


Para la escena, Catherine vino al plató con el cuadro de Caravaggio María Magdalena en éxtasis, y me dijo: “Ves, esto es lo que quiero.” Así que miré la pintura y traté de responder a ella emocionalmente, y de satisfacer las altas expectativas de Catherine. Y cuando ella mantuvo la toma, no me pregunté por el resultado, simplemente me dejé llevar por la imagen. ¡Es estupendo que me dirijan con un cuadro de Caravaggio!

Y en términos generales, ¿cómo describiría la dirección de Catherine Breillat?

No siempre entendía adónde me llevaba, pero intentaba dejarme llevar. Catherine utiliza mucho su voz para dirigir, habla todo el tiempo, recurriendo a un vocabulario fascinante; incluso en la vida cotidiana, tiene una forma única de hablar. A veces, Catherine dice cosas brutales o radicales, parece poseída cuando filma, pero es sólo para empujarte en una dirección casi mística y surrealista, para sacarte de tu propio yo.

¿Cómo fue su encuentro con Samuel Kircher?

No nos conocimos antes del rodaje; ¡Catherine no quería! Samuel es increíble. Es un joven delicado, sensible, generoso y honesto. Realmente se entregó a fondo. Cómo era mucho mayor que él, tuve cuidado de no abrumarle con explicaciones y consejos. Si quería hablar conmigo, hacerme preguntas, mi puerta estaba siempre abierta, pero me di cuenta enseguida de que tenía un instinto tremendo y que entendía perfectamente lo que pretendíamos. Y el compromiso que exigía la película. Samuel también tenía una disposición alegre. Le encantaba Catherine. Nuestras escenas juntos no fueron fáciles, pero ambos confiábamos plenamente en ellas. Más aún cuando no había líneas borrosas. Catherine era muy metódica, abordó esas escenas como si fueran acrobacias, con un enfoque técnico y preciso en cuanto a encuadres y movimientos de cámara. Me tranquilizó saber de antemano cómo pensaba rodar esas escenas, qué quería ver o no. Fue muy clara desde el principio: “No me interesa la carne. Me interesan los rostros”. Al principio, pensé que así sería más fácil, pero en realidad, ¡es cien veces más difícil que ser filmado a distancia! El rostro es algo tan íntimo.

Independientemente de ese foco en tu cara, parece que nunca te has involucrado tanto físicamente en un papel…

Sí, y es nuevo para mí. Empezó desde las pruebas de vestuario. Catherine es increíblemente específica con los tejidos, la más mínima costura, los zapatos… Cuando vi el vestido ajustado y los tacones altos, me pregunté si podría moverme bien. Pero a la vez, me ayudó a meterme en el personaje. Tener el pelo siempre perfectamente peinado, ser esa mujer deseada y deseante me impidió esconderme, me hizo moverme de cierta manera en las escenas íntimas, y me ayudó a aceptar ser un personaje sexual, una mujer que se siente cómoda con su propio cuerpo. Catherine me llevó a un estado particular y me guió hacia algo que nunca había hecho antes, al menos en el escenario. Con Catherine, te das cuenta de que te miran de otra manera. Y lo hace con todos los actores. Nos hacía estar maravillosos. Recuerdo que quería que Olivier Rabourdin pareciera un actor americano.

El plano que muestra la cara de Anne cuando decide mentir a su marido es tan espeluznante que parece una escena de una película de terror…

Anne se convierte de repente en un personaje sacado de una película de cine negro de los años cincuenta. Antes del rodaje, contemplé esa escena con mis herramientas habituales de interpretación, sobre todo cosas psicológicas. Como actriz me muevo mucho, soy bastante expresiva, siempre pienso que tengo que ir a por todas, sacar las tripas, pero Catherine me dijo: “No, no, nada, cero”. Una vez más, fue muy precisa y quiso mantenerlo todo dentro. Casi parecía teatro, o al menos como yo me lo imagino. Rara vez había explorado esa forma de quietud; provoca una especie de cambio monstruoso en el personaje, no muy distinto de la posesión. Anne casi acaba creyendo en su propia mentira, está en una negación feroz, al borde de la locura.

¿Negación?
Anne siente que corre el riesgo de ser castigada socialmente, que su vida podría arruinarse, especialmente su vida familiar, que quiere preservar a toda costa. Ahí radica su revolución interior, el motor de su locura que la empuja aún más a negarse como mujer. Sin embargo, como abogada penalista, es perfectamente consciente de lo que hace, ve ese tipo de historias todos los días.

Catherine Breillat no suele mostrar a sus personajes llorando…

Sí, esta vez lo hace, aunque con tacto. Me encanta cómo ha orquestado las emociones y cómo ha editado la película. Cada personaje tiene su propio viaje. La película no es cínica ni mezquina, simplemente es irremediablemente humana, con toda la complejidad que ello conlleva.

La última escena de amor forma parte del argumento, aunque también podría decirse que Anne la sueña. Sobre todo con la misteriosa llave que sostiene…


Catherine nunca me explicó qué significaba. Así que imaginé muchas posibilidades: ¿es la llave de un cuento de hadas, la llave de los sueños, la llave para abrir la puerta de una cárcel? Anne es feliz con su marido, ha elegido su vida con él, pero con Théo también elige escapar de esta jaula y seguir sus deseos.

Hay un notable mimetismo entre usted y Catherine Breillat, sobre todo en su intensa mirada.

Debo de haber tomado cosas prestadas de ella sin darme cuenta necesariamente. Sólo cuando volví a ver la película hace poco me di cuenta de que había absorbido un poco de su terquedad, su intensidad y la forma en que su niña interior aparece de repente de vez en cuando. Es asombroso. Catherine es divertida. Me dijo: “Eres como yo, te vuelve loca el cine, ¡y por eso me soportas!”.

Entrevista realizada por Claire Vassé

Imagen en portada: Fotograma de Léa Drucker en la nueva película El Último Verano

Popular Articles