lunes, abril 15, 2024

TEA da la bienvenida a ‘El Drago de Canarias’, una de las obras emblemáticas de Óscar Domínguez

La célebre pintura, datada en 1933, formará parte de la exposición que se inaugura este mes dedicada al artista tinerfeño

TEA Tenerife Espacio de las Artes, centro que depende del Área de Cultura del Cabildo, que gestiona el consejero Enrique Arriaga, da la bienvenida a la pintura El Drago de Canarias (1933), una de las obras emblemáticas de Óscar Domínguez (Tenerife, 1906-París, 1957). Esta célebre pintura, que es propiedad de la Colección ABANCA (A Coruña) llegó ayer [viernes 14] escoltada desde el aeropuerto por la Policía Nacional y será una de las piezas clave de la exposición Óscar Domínguez. La conquista del mundo por la imagen, que se inaugura el 28 de abril, a las 19:00 horas. Esta muestra, dedicada al surrealista tinerfeño, está comisariada por el conservador de la Colección TEA, Isidro Hernández.

El presidente del Cabildo, Pedro Martín, destacó que “El Drago de Canarias es una obra en la que Domínguez propone su visión de lo insular. Junto a Cueva de guanches compone el gran díptico surrealista sobre Canarias. La llegada a Tenerife de estos dos cuadros para la exposición de Domínguez —organizada por el Cabildo, a través de TEA— supone un gran acontecimiento y podrá ser contemplado hasta el 29 de octubre, gracias a las facilidades para el préstamo que han ofrecido sus propietarios”.

El vicepresidente primero y consejero insular de Cultura, Enrique Arriaga, incide en que “desde el Cabildo apostamos por visibilizar la obra de este gran artista tinerfeño y lo hemos dejado patente con nuestros distintos intentos de adquirir algunas de sus obras más emblemáticas”. En esta línea, asegura que “la llegada de El Drago de Canarias es el primer paso para poner en marcha una exposición permanente que ponga en valor el talento del pintor tinerfeño”.

El drago es uno de los motivos centrales en la pintura de Óscar Domínguez de los años treinta. La imagen cotidiana de este árbol recordado en la imaginación infantil del joven pintor, en cuyo jardín familiar de la casa de El Calvario, en Tacoronte, crecía un ejemplar de grandes dimensiones, se entremezcla con la visión mítica del árbol primitivo aludido en las descripciones y cuadernos de bitácora de los viajeros a las Islas -Louis Feuillé, Alexander Von Humboldt, Sabin Berthelot, Olivia Stone o Piazzi Smyth, entre otros- en su mayor parte emprendedores de expediciones científicas que, más allá del interés botánico, realzaron la descripción del árbol con aportaciones idealizadas, embellecieron su porte y significado, y le atribuyeron virtudes medicinales. Quizás por la obsesión de Domínguez por la imagen onírica del árbol milenario al pintor se le atribuyó el pseudónimo de Dragonnier des Canaries, de modo que la representación plástica del drago de Canarias en su obra adquiere un cariz biográfico, tal que un alter ego vegetal del artista.

En El Drago de Canarias la figura del árbol milenario imaginado por Óscar Domínguez toma el centro de la composición como si se tratase de una imagen totémica, rotunda y exultante, desafiando a las alturas con su peso, burlándose del tiempo con su longevidad. La figura de este árbol cobra una dimensión jurásica, convocada desde un pasado remoto y sin edad, fuera del tiempo preciso de los relojes, como si asistiésemos a una de las representaciones posibles, simbólicas, del origen. El drago es, aquí, el árbol del mundo; el cordón umbilical que une pasado, presente y futuro en un mismo y atemporal punto sublime.

Popular Articles