CrónicasEntrevistas y ReportajesMúsicaReportajes

Tenerife galopa al ritmo del “Unikornio” de Pablo López

Dicen que a la tercera va la vencida… y así fue el caso de Pablo López, que tras retrasar su gira “Unikornio” y no poder realizar el formato “Piano y voz” en Canarias por la pandemia, anoche hizo vibrar el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife.

Cerca de las siete y media de la tarde ya se empezaba a notar el trasiego de gente por el Recinto, aunque los había que ya hacían cola desde horas antes para aguardar asiento lo antes posible. “Estamos muy emocionados porque ha pasado mucho tiempo desde la última vez que pudimos ver a Pablo… ¡hay muchas ganas!”, aseguraban algunos de los asistentes que, a pesar del bochorno y calor intenso que golpeaba a la capital tinerfeña durante la tarde de ayer, resistieron hasta la apertura de puertas.

Poco a poco, las sillas fueron ocupándose hasta la hora de inicio del concierto. Cerca de tres mil personas se desplazaron hasta el lugar del evento siempre con mascarilla puesta y guardando las distancias para asegurar una #culturasegura. Cierto es que el concierto se iba a celebrar en un principio en el Pabellón de Deportes Santiago Martín pero, por motivos de aforo, el público fue reubicado en esta nueva localización lo cual causó cierto desconcierto y molestia por parte de los asistentes. Aún así, las ganas de vivir la música en directo del malagueño fueron mayores y tras unos minutos de retraso, se apagaron las luces generales y empezó el espectáculo de “la jaula”.

KLPSO2” daba el pistoletazo de salida al Unikornio de Pablo López. Un conjunto de luces jugueteaba por la estructura metálica que rodeaba el escenario al ritmo que marcaba el protagonista de la noche y los espectaculares músicos que lo acompañaban. Apegado a su piano, López realizó diversas improvisaciones con maestría sobre las canciones que ya le pertenecen a su público, pero cabe destacar también la calidad musical de su banda los cuales se dejaron la piel sobre el escenario canción tras canción.

A continuación, entró en escena “Mámano”, el primer single de su último disco con el que se intensificaron las palmas en el Recinto Ferial el cual también, enloqueció con el “rap” que va dando salida a esta canción. Y, por si fuera poco -y me van a disculpar la referencia más referenciada- el artista remató este primer conjunto de canciones reflejando su libertad en “El Patio”, tema que dio un gran impulso a su carrera en 2017. Tras finalizar, realizó un par de coros acompañado del público haciendo vibrar cada esquina del Recinto para así, dar la bienvenida al “Mayday & Stay Tour”. Asimismo, no paro de repetir las ganas que tenía de volver a Canarias y aprovechó para dar las gracias a todas las personas que hacen posible los conciertos y más en los tiempos que corren.

Tempo” e “ImaginaTú” fueron las siguientes para darle paso a una de las míticas canciones del cantante, “Tu Enemigo” que comparte con Juanes y que, con toda la garra, interpretó acompañándose de las palmas y algún que otro pisotón por parte de los asistentes. A pesar de la imposibilidad de ponerse de pie, el público no dejó de hacer ruido y de acompañar al artista en este viaje de casi dos horas de duración.

Aparte de lo musical, si algo caracteriza los conciertos de Pablo López es su capacidad de comunicación y cercanía con el público. Muchas bromas y risas fueron surgiendo a lo largo de la velada, acompañándose también de anécdotas y reflexiones que motivaban cada canción. Fue así como un “¡tío bueno!” que emitió una espectadora, fue el resultado de que López cantara un trozo de “Dos Palabras”, una canción de su primer disco. Pablo bromeó diciendo que “si te dice te quiero, quédate… son dos palabras también como lo de tío bueno jajaja…”.

KLPSO”, “El Mundo” y “Lo Saben Mis Zapatos” crearon una atmósfera emotiva en el ecuador del concierto. Sobre todo con esta última, dónde López se apartó de la microfonía para cantar el estribillo del tema en absoluto silencio por parte de los asistentes. Tras esto, aprovecho para mandar un especial abrazo a los que se encontraban en el fondo del Recinto, pidiéndoles que hicieran ruido para notar que estaban ahí. A pesar de la distancia, esto no fue un impedimento para que se les notase lo más cerca posible.

Los músicos, que habían abandonado el escenario durante “Lo saben mis zapatos” volvieron a entrar durante “Suplicando”. Indudablemente, se elevó de nuevo la energía que se respiraba al ritmo de palmas y cánticos dándole paso a “Te espero aquí” para rematar con “Mariposa”. Esta canción, que fue el segundo single de “Unikornio”, abre la puerta al segundo movimiento del disco: “Stay”. Así fue que el artista dio las gracias por estar, por la paciencia y por acudir al encuentro aún en estas circunstancias que aún se hacen raras para la cultura. “Los ojos chillan muchas cosas… gracias por venir, gracias por tu mascarilla… siempre stay” dijo el artista antes de empezar con “Vi”, la canción que abrió su carrera discográfica.

La niña de la linterna”, a continuación, iluminó el Recinto ya que, el público no dudó ni un segundo en encender las linternas de sus móviles para mecer la canción mientras cantaban a todo pulmón. El concierto iba llegando a su fin y no podía ser de otra manera que con dos de las grandes canciones que, a nivel sonoro, sorprenden dentro del disco: “Viba” y “Unikornio”.

Tu sigue sonando, de primaveras el jardín…” coreó el público hasta el final mientras López y su banda iban abandonando poco a poco el escenario. Tras quedar vacío en unos minutos, el público empezó a aclamar y pedir la vuelta del cantante a escena. De repente, López asomó el escenario y al ritmo del mítico “oé, oeoeoé”, agradeció de nuevo y dio lugar a un momento muy especial de la noche. Llamó a su hermano Luis para grabar el momento y es que, “Once Historias Y Un Piano” cumplía anoche ocho años. El disco que le lanzó al mundo profesionalmente. López pidió a los asistentes que le ayudaran a cantar el mítico cumpleaños feliz como recuerdo. Finalmente, y entre lágrimas de emoción que, ciertamente, no eran las primeras que se vieron en el rostro del artista, comenzó a tocar “La Mejor Noche de Mi Vida” poniéndole el broche y final a una velada que muchos llevaban dos años -o más- esperando.

Una vez más, Pablo López dejó muy buen sabor de boca entre su público. Este nuevo formato que plantea el malagueño, es un conjunto perfecto que juega con la sonoridad y lo visual. Luces que laten al ritmo de las canciones y que, a través de los colores, acompañan a las canciones en los momentos de mayor tensión y también, que arropan en la intimidad. Asimismo, volver a destacar la presencia y la impecable labor de la banda que fueron parte del corazón de ese escenario que no dejó de latir desde el minuto 1. Sin duda, a pesar de que estos no eran los planes iniciales de “Unikornio”, no se puede negar que la propuesta salda las expectativas y que no deja indiferente a nadie.

Autoría de texto y fotos: Vicky Ferrer

What's your reaction?

Excited
1
Happy
1
In Love
6
Not Sure
1
Silly
0

You may also like

More in:Crónicas