viernes, junio 21, 2024

«Última noche en Milán», el gran thriller italiano del año, llega a Filmin el 17 de noviembre

Andrea Di Stefano dirige con pulso firme un thriller que pone el foco en las condiciones de vida de los agentes de policía, entre salarios bajos, pluriempleo y corrupción

Filmin estrena el próximo viernes 17 de noviembre, en exclusiva en España, «Última noche en Milán», thriller dirigido por el actor y director Andrea Di Stefano («Escobar: Paraíso perdido») y protagonizado por Pierfrancesco Favino («El traidor»). La película tuvo su estreno mundial en el Festival de Berlín, y se estrenó en cines en Italia el pasado mes de marzo. Toda la acción transcurre en una noche, la última de servicio antes de su jubilación del teniente de policía Franco Amore, quien debe investigar la escena del crimen donde mataron a su mejor amigo y compañero de toda la vida, Dino.

El guion de la película, escrito por el propio Di Stefano, se basa en diversas noticias y testimonios que recogió el director durante su investigación. «Me reuní con varios policías. El rasgo común entre muchos de ellos era que todos estaban de alguna manera amargados al final de sus carreras, porque creían que habían dado mucho al Estado y no habían recibido lo suficiente a cambio.» Una de las peculiaridades de Franco Amore, el protagonista de la película, es que está casado con la sobrina de un mafioso, interpretada por Linda Caridi («¿Recuerdas?»): «La historia del policía enamorado y casado con una mujer cercana a la ‘Ndrangheta es también una historia real que encontré durante mi investigación», afirma el director.

La estética vintage de la película, rodada en 35mm y con una banda sonora muy setentera de Santi Pulvirenti, es uno de sus aspectos más destacados. «Quería hacer una película como se hacía antes, en celuloide. Quería rodarla de noche, con claroscuros, con un amarillo dorado que transmitiera la riqueza de Milán, y creara sombras y rayos de luz sobre los actores, junto con las sirenas, con todo lo demás a contraluz. Quería que el protagonista se escondiera en esas zonas de sombra.», explica Di Stefano.

La película se plantea qué precio tiene la integridad de un agente de la ley, en un país como Italia, donde muchas familias de policías pasan el mes con sueldos de entre 1.400 y 1.800 euros. «Lo que más me impactó es que todos los policías hacen un doble trabajo, incluso uno muy humilde, como pintar casas, por ejemplo. Cuando ganas 10 euros la hora para complementar tus ingresos, si un delincuente te ofrece 500 por media hora de trabajo, es difícil decir que no.», afirma el director, que confiesa que no es demasiado fan de las películas de acción y los thrillers: «El género de la película era un vehículo para contar el mundo criminal de Milán y el doble trabajo que hace la policía para llegar a fin de mes, de una manera más libre que en una película de denuncia social», concluye

Popular Articles