Noticias

De profesión, explorador: Agustín Amaro, el único canario que ha pisado la ciudad habitada más fría del planeta

El viajero será protagonista de la charla ‘Ártico Siberiano. Territorio desconocido’ este martes, a las 18:00 horas, en el Museo Arqueológico, en el marco del Festival Periplo de Puerto de la Cruz

Puerto de la Cruz, 17 de octubre de 2022.-  “Cuando llegas a Oymyakon (Rusia), la que se considera la ciudad habitada más fría del planeta y la más cercana al Círculo Polar Ártico, te registran y te dan un diploma”. Así fue como Agustín Amaro descubrió que era el primer canario que pisaba el lugar. A las autoridades de esta inhóspita localidad les pareció tan exótico que fuera de las Islas que le hicieron un homenaje en el teatro local. El anecdotario del explorador palmero es inmenso y está lleno de curiosos episodios, historias que quedan retratadas en el libro El Ártico Siberiano: Territorio desconocido, que cuenta con sus fotografías y los textos de su compañero de viajes Miguel Ángel Julián (Barcelona), licenciado en Estudios Árticos, y que será punto de partida para una charla este martes, 18 de octubre, en el Museo Arqueológico, a las 18:00 horas, en el marco del Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventuras, Periplo, de Puerto de la Cruz, organizado por el Ayuntamiento y Comando Periplo. 

Agustín, que reside en La Laguna, es dentista de profesión casi todo el año, pero cuando llega el invierno, desde hace ya dos décadas, se cuelga la mochila y se transforma en explorador, un viajero que busca descubrir y conocer aquellas etnias que sobreviven en territorios que no son aptos para la vida, lugares que quedan por encima del paralelo 70, en el Ártico. “Nuestro proyecto es ir a poblados muy pequeños, con menos de mil habitantes y, sobre todo, que no hayan sido explorados antes”, confiesa. 

Su pasión por viajar le ha acompañado siempre, pero fue una ruta por Islandia en 2003 la que cambiaría su visión del mundo. “Me fascinaron los glaciares de Vatnajökull. Eso me llevó a Groenlandia, a Alaska, a la Antártida y de allí al Ártico”. En este punto de su aventura conoció al etnólogo Miguel Ángel Julián, que le propuso hacer una datación de tribus árticas siberianas. “A partir de ese momento, iba todos los inviernos a Siberia para convivir con tribus distintas. Hemos estado casi 11 años trabajando en este proyecto, conociendo cada etnia y a sus gentes, haciéndoles entrevistas y reportajes fotográficos”, comparte. 

El blanco infinito de los paisajes árticos fue un gran impacto para Amaro, tan acostumbrado a la orografía volcánica canaria. “Esa naturaleza tan hostil para el ser humano me resultó fascinante, pero lo que definitivamente me enamoró del Ártico fue su gente, tan amable y cordial con los extranjeros, aunque llevaran años sin ver a uno. Ha sido una auténtica aventura aprender de ellos, conocer sus costumbres, ver cómo pueden sobrevivir en unas condiciones tan extremas sin tener los problemas del primer mundo. Es en ese momento en el que te das cuenta de que muchas de las cosas que tenemos aquí no son tan importantes”, reflexiona el que también ha contado sus anécdotas al alumnado de 4º de la ESO y de 1º y 2º de Bachillerato, a propósito de Periplo Formación, una serie de charlas para escolares que nace con la intención de divulgar cultura y dar a conocer otras realidades sociales entre los más jóvenes. 

Las tribus que protagonizan el libro El Ártico Siberiano: Territorio desconocido son en su mayoría nómadas que se dedican a la ganadería y viven en tiendas parecidas a los tipis, allí pasó noches heladas el explorador canario. “Estamos hablando de zonas muy desconocidas. Muy poca gente sabe que en este territorio viven alrededor de 50 etnias distintas que hablan hasta 300 idiomas diferentes”. Mongoles, yupics, turcos, culturas opuestas con algunas similitudes, que van desde los Nénets, una tribu nómada que vive de su ganado y que tiene censadas a unas 40.000 personas, a otras como los Ngansaka, que son 200 y están en peligro de extinción. 

A pesar de estar en un territorio totalmente ajeno, Agustín Amaro siempre se ha sentido muy bien acogido en sus aventuras por el Ártico. “Como curiosidad, una vez aparecimos en un torneo de lucha janti, del poblado siberiano de ese mismo nombre, muy parecida a la lucha canaria, la diferencia está en el agarre, allí es por los hombros. Se me ocurrió decir que eso se hacía en mi tierra y me metieron a luchar. Era el primer extranjero que lo hacía. Así, con una pardelera gané el combate. La gente fue muy amable, me animaban gritando hispano hispano. Fue gracioso”, narra entre risas. 

Más escalofriante para el canario fue andar por la ruta de los huesos, una de las más frías del planeta. “Es una carretera construida durante la dictadura de Stalin y que recorre una de las zonas más peligrosas y heladas del mundo, con temperaturas medias de -50 a -70ºC. Era tal la cantidad de obreros que morían de frío que los guardias decidieron enterrarlos debajo de la carretera de 2.000 kilómetros. La leyenda dice que hay un muerto por cada metro. Es un gran cementerio”, relata.  

En la hoja de ruta de Amaro y Julián destaca también su paso por poblados del interior de la ciudad de Yakutsk (Rusia), hazaña que los convirtió en los primeros extranjeros del lugar en el último siglo. Nadie de la localidad había visto antes a un turista. “Cuando emprendimos esta aventura no nos conocía nadie, pero en los últimos años esto ha cambiado. Ahora nos reciben las autoridades, hemos salido en telediarios, periódicos, hemos dado conferencias en universidades, a mi compañero lo hicieron miembro de la Sociedad Geográfica Rusa”, narra el explorador.

De hecho, en el invierno de 2019, cuando se anunció el cierre de las fronteras en España por la pandemia de COVID-19, los exploradores se encontraban en una base ártica. “Éramos los primeros extranjeros invitados a la base de la Universidad de Múrmansk, lugar que tuvimos que desenterrar, estaba bajo dos metros de nieve. Estuvimos cavando horas”. La pandemia y el inicio de la guerra en Ucrania han paralizado su labor de investigación.

“Viajar así es sostenible porque respetamos siempre las costumbres del lugar e intentamos llevar los mismos estilos de vida que los lugareños, cuidando del entorno en el que habitan”, asevera Agustín Amaro. Su ejemplo hace posible un viaje circular, lema del Festival Periplo en su décima edición y con el que se pretende hacer una reflexión sobre el impacto de los viajeros en los territorios, ahondando en experiencias y procesos para transitar por el mundo de manera consciente.

La página web  festivalperiplo.com y las redes sociales ofrecen información actualizada con los detalles de los proyectos, actividades, convocatorias y novedades que conforman la programación.

Diez años de Festival Periplo

El Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventura de Puerto de la Cruz, Periplo, cumple su décimo aniversario por todo lo alto, con un programa compuesto por más de 60 propuestas. El encuentro con las letras se integra en la programación que desarrolla el Área de Cultura como uno de los proyectos del ecosistema cultural y creativo del municipio, –concretamente en el eje de festivales y programación estable– que se apoya en la participación, la creación de conocimiento, la inclusión, la conexión de personas y la cogestión con el sector público y privado, con el fin de impulsar y apoyar la industria cultural local y regional y poner en valor el desarrollo social y una revalorización de la ciudad como un lugar rico en identidad, cohesión y bienestar.

De esta manera, el Festival se enmarca en el laboratorio de innovación de cultura y visitante de Puerto de la Cruz, Josity, un proyecto que busca crear lazos de unión entre la historia y la cultura portuense con sus visitantes. Josity nace de forma transversal al Ecosistema Cultural y Creativo (ECC), y se forma gracias a la unión de esfuerzos por parte del Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, a través de sus áreas de Turismo y Cultura; el Área de Innovación de Turismo de Tenerife; el Instituto de Desarrollo Cultural del Gobierno de Canarias, y la colaboración de la Cátedra Cultural de Gestión y Políticas Culturales FECAM-ULL. 

Periplo Formación

La propuesta de acercar a los autores al alumnado se viene realizando desde las primeras ediciones. Estos encuentros están dirigidos a escolares de 4º de ESO y 1º y 2º de Bachillerato. En esta décima edición serán protagonistas José Luis Macías (Los faros del fin del mundo), Agustín Amaro (Ártico Siberiano. Territorio desconocido), Roberto Hoyo (Lázaro, obra teatral), Ana Griott (Cuentos del mundo), Itziar Marcotegui y Pablo Strubell (Vámonos de aventura), Nicolás Castellano (Ucrania: Una guerra desde dentro), Kabwende Nsungu (Venir y estar) y Javier Sancho (Cómo enfrentar tu miedo más grande). 

Patrocinadores y colaboradores

Periplo cuenta con el patrocinio del Área de Innovación de Turismo de Tenerife y con la colaboración del Instituto Canario de Desarrollo Cultural, el Consorcio urbanístico para la rehabilitación de Puerto de la Cruz, el Museo Arqueológico de Puerto de la Cruz, la Biblioteca Pública Municipal Tomás de Iriarte, Casa África, Teatro KDO, Grupo Compostelana, Kafka, La Pescadería Street, Hotel Maga, La Cocina, la Sala Teatro Timanfaya, Bodega Julián, Be Live Experience Hotel, Cine nómada (el programa de difusión de cinematrografías del Festival de Cine Africano de Tarifa-Tánger FCAT), Club Clásicos del Norte, Clipia Estudio, la Asociación Cultural Reyes Bartlet y la Asociación Camaleón.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

More in:Noticias