viernes, junio 21, 2024

La Felguera de Servando Rocha: El triunfo de lo incivilizado. Por Noé Ramón

La editorial dirigida por un palmero desde Madrid aborda capítulos irreverentes o insólitos de la historia española a través de novelas, cómics o ilustraciones

La editorial La Felguera se define como una sociedad secreta que se dedica a revelar los episodios más irreverentes, truculentos, bizarros, llamativos y subterráneos de la historia reciente española. Al frente de esta llamativa propuesta se encuentra el palmero, Servando Rocha, quien ha investigado y sacado a luz relatos sobre la cultura de las clases sociales consideradas peligrosas, gente de mala vida, asesinos, ocultismo, ladrones y en definitiva lo que define como “todo un mundo incivilizado”.

Rocha nació en 1974 en la capital palmera y en 1991 fue a estudiar a Madrid, para matricularse tres años más tarde la Facultad de Derecho de La Laguna, de donde regresó en 1996 a la capital española y comenzó a fraguar la aventura de la editorial que tomaría forma definitiva en 2010. Previamente pasó por el inevitable ciclo de la publicación de fanzines, creó un colectivo volcado en la agitación cultural y junto con otros tres compañeros formaron la sociedad secreta que dado su éxito ya no lo es tanto. El colectivo impulsó acciones callejeras y demostró una pasión, interés y atracción sin límites por las vanguardias artísticas, sobretodo de principios del siglo XX, más cerca de lo lúdico que de lo sesudo.

A partir de entonces comienza la publicación constante de casi un centenar de libros a cada cual más original y sorpresivo y en paralelo ponen en marcha una revista que luego se transformó en página web con el nombre de Agente Provocador. En estos años, Arrocha dice que ya pueden ser considerados una editorial de tamaño mediano que ha sacado a la luz obras con temática tan variada como, por ejemplo, la relación del cuplé, con las drogas y la pornografía a principios del siglo XX.

También han abordado el mundo del cómic que les apasiona aunque no sea su temática fundamental. Pero por ejemplo, adquirieron los derechos en exclusiva del escritor y guionista de historietas británico, Alan Moore autor de la famosa saga V de Vendetta, Watchmen, From Hell, The League of Extraordinary Gentelmen o La Cosa del Pantano. Prueba de la pasión que sienten por este creador es la publicación de un libro completo.

A Moore los miembros de La Felguera lo consideran “una de las mejores mentes de nuestro siglo, un grandísimo guionista y todo un filósofo que conecta con un montón de cuestiones que nos interesan muchísimo”. Rocha se confíesa como un apasionado del cómic en el que ha realizado diversas incursiones, sin llegar a ser un experto. Ejerció de comisario de la Expo La Máscara Nunca Miente, basada en un libro suyo titulado Algunas cosas oscuras y peligrosas que tuvo lugar el año pasado en el Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). Su obra vio la luz poco antes de la pandemia que curiosamente trajo aparejada la consiguiente obligación de que todo el mundo cubriera su cara con una mascarilla. Entrevistó también al autor Dave Lloyd cuando fue invitado a participar en la última edición del festival Krunch que se celebró el pasado mes de abril en Alcalá de Henares y que supone un punto de encuentro de creadores de cómics, ilustración y rock & roll.

Relacionado con el mundo de las historietas también estaría la publicación en 2022 del volumen Tebeos idiotas para idiotas como usted: antología del Amigo Blas, obra del dibujante Hez al que califica de “muy irreverente». En septiembre la obra volverá a salir a la luz en formato de lujo, en realidad como todas sus publicaciones. Su relación con la ilustración es mucho más intensa y por ello en la práctica totalidad de los libros aparecen dibujos de su ilustrador de cabecera Mario Rivière, cuyo trabajo es calificado de único e irrepetible y del que los miembros del colectivo se confiesan totalmente devotos. De la mente de este dibujante han surgido muchas de las portadas de sus libros y también está detrás de los carteles más llamativos de La Felguera.

Por citar algunos de los trabajos en los que se cuidan las ilustraciones estarían España secreta, cultos, logias y sociedades secretas de la España Tenebrosa del Agente Provocador, Vivir con edificios y caminar con fantasmas de Ian Sinclair o Infierno Verde. Percy Harrison Fawcett y la ciudad perdida, de Peter Sennet, basado en un personaje que sería el precedente de Indiana Jones.

“Le damos mucha importancia a las ilustraciones y a veces utilizamos también fotografías extrañas muy difíciles de conseguir”, lo que convierte a las obras que salen de la editorial en piezas “muy reconocibles”, únicas y con temáticas inéditas. El objetivo es relatar los episodios secretos de la historia relativamente reciente abarcando tanto la contracultura como el ocultismo, la magia o el feminismo. El próximo año darán otro significativo paso en su acercamiento al mundo del cómic con la publicación de las obras de la editorial Phantagraphic de Josep Baqué, una vez que han adquirido los derechos. El autor ejerció de policía en Barcelona durante la dictadura de Primo de Rivera pero tras fallecer su sobrina descubrió más de quinientas ilustraciones de sorprendentes animales imaginarios.

La Felguera ha conseguido hasta el momento mantener su independencia sin recurrir a subvenciones, a veces gracias a contar con el apoyo económico de sus incondicionales. Han optado por la fórmula de la autogestión totalmente alternativa, tanto en el formato físico como en la propuesta digital. El nombre de la editorial tiene su origen en un pueblo de Asturias en el que se produjo un levantamiento armado en 1934 protagonizado por obreros que convocaron una huelga general que coincidió con la revolución de octubre. Aunque el llamamiento era de ámbito nacional y tenía como objetivo proclamar la República socialista en todo el país, tan sólo fraguó en Asturias. De manera que el nombre deja bien clara la ideología política de estos creadores.

El contenido de las obras surge de una auténtica labor de investigación y prueba de ello son los trabajos sobre los bajos fondos de Madrid, donde Rocha se sumergió en lo que define como “el descubrimiento de todo un mundo incivilizado” que durante la época de la dictadura se mantuvo en la oscuridad y que ahora se puede conocer a través de sus libros, uno de ellos de 2.000 páginas. También han publicado obras de autores de esta época por los que siente auténtica pasión como Pío Baroja o Ramón del Valle Inclán.

Una de las más destacadas colaboradoras es Gloria Durán, autora de Sicalípticas, trabajo en el que aborda el papel de las mujeres “modernas” de principios del siglo XX que destacaron por ser radicalmente libres para su época e incluso para la actual. La prueba es que se dedicaban a exhibir sus cuerpos desnudos o con poca ropa en películas, dentro de jaulas de circo y sentían una atracción especial por la provocación, el erotismo y las drogas en un mundo brutal y subterráneo. Durán es definida como una investigadora vinculada al academicismo de vanguardia artística que aborda el cuplé como una performance. Por ello, uno de los lemas de esta editorial es “sexo, drogas y cuplé”.

Habitualmente la investigación corre a cargo del propio Rocha pero a continuación el trabajo narrativo lo puede delegar en otros creadores, aunque él siempre se ocupa de las editoriales, prólogos o piezas concretas. A la pregunta de cuál puede haber sido la influencia que ejerció La Palma en sus primeros años de vida para que acabara sintiendo esta fascinación por temáticas tan inusuales, lo justifica por el interés que siempre ha tenido por conocer la historia de sus antepasados. “Es necesario saber de dónde venimos para conocer lo que somos. Es algo que está en la naturaleza más profunda del hombre”.

Considera totalmente viable escribir un libro sobre la Santa Cruz de La Palma oculta, tal y como ha hecho con Madrid, porque la capital palmera también cuenta con sus propios episodios escabrosos, crímenes, asesinos o historias inéditas que esperan salir a la luz. En definitiva, lo fundamental es acabar con lo que denomina “la memoria mutilada” por el franquismo y el vértigo de la vida moderna.

Recuerda que durante una de sus estancias en La Palma hizo un recorrido nocturno guiado por el cronista oficial de la ciudad, Víctor Hernández Correa, en el que habló sobre los lugares donde se ejercía la prostitución, delincuentes, crímenes, tiempos de la inquisición o masonería. “Todas las calles tienen su propia historia, tanto en La Palma como en Madrid y cuando la conoces empiezas a verlas de manera distinta cada vez que pasas por ellas”. Rocha está convencido de que si viviera en La Palma se dedicaría exactamente a la misma labor de investigador y no esconde su fascinación por episodios como el descubrimiento que hizo un familiar suyo del túnel que discurre entre el Castillete y la iglesia de San Francisco. La existencia de este pasadizo era hasta hace poco una leyenda urbana que ahora se ha venido a confirmar y que nos retrotrae a la época de los piratas y de la construcción de fortalezas a lo largo de la costa.

El equipo de los agentes secretos está formado por cuatro personas que se reparten las tareas al frente de la tienda online, escribir en la página web o hacerse cargo de la editorial. La aceptación hasta ahora es calificada de “extraordinaria” aunque bien es cierto que es el resultado de “muchísimo esfuerzo” que les ha permitido conquistar un espacio y un discurso propio e inconfundible que no se parece a ninguna otra iniciativa editorial.

A su alrededor han creado todo un mundo de ritos que consiste por ejemplo en presentar sus obras en rutas nocturnas en las que han llegado a participar hasta 500 personas, en cementerios españoles e incluso uno de Inglaterra, sótanos de bares, o teatros de magia. En estos momentos cuentan con una legión de seguidores incondicionales que puede rondar las 400 personas que devoran todos los ejemplares de forma inmediata en cuanto se publican. Algunos de estos fans disponen de un carnet que les acredita como agente secreto y que al igual que ocurre en la masonería, cuando se encuentran con otra persona que lleve la identificación deben procurarse comida, cobijo y protección.

En definitiva, Rocha cree que todo consiste en no olvidar la capacidad de jugar y de imaginar “y eso lo consideramos lo más importante. No es lo que hagas sino como lo haces, por ejemplo, las rutas de Madrid hasta ahora eran algo aburrido pero nosotros lo hacemos de otra manera” contando episodios escabrosos, visitando lugares secretos o dando a conocer personajes desconocidos y fascinantes.

En Tenerife participó el pasado mes de septiembre en una charla organizada por el Ateneo en el que improvisó un discurso sobre su relación con La Laguna y también firma el catálogo de una exposición del pintor surrealista, Óscar Domínguez que acoge el TEA. Los próximos proyectos son la publicación de una obra sobre la historia secreta y desconocida de Madrid, fruto de años de recorrer terrenos que califica de “no visibles” en los que ha descubierto ríos y arroyos ocultos, casas incendiadas o encantadas, rincones malditos y cementerios olvidados.

Reportaje realizado por Noé Ramón y fotografías cedidas por el mismo autor

Popular Articles