domingo, mayo 26, 2024

Nace un ciclo dedicado al Teatro Contemporáneo Canario

La iniciativa del Espacio La Granja incluye cuatro piezas que fusionan varias disciplinas e investigan con nuevos lenguajes escénicos

Comienza con ‘Hablemos de Fausto’ que se ofrece forma gratuita en conmemoración al Día Mundial del Teatro

El Espacio La Granja pone en marcha el Ciclo de Teatro Contemporáneo Canario, una iniciativa que incluye en esta primera edición cuatro piezas que fusionan varias disciplinas e investigan nuevos lenguajes escénicos, y que se podrán ver del 25 de marzo al 1 de abril, a las 20 horas. La programación dará comienzo con la puesta en escena de ‘Hablemos de Fausto’, de Amani Producciones, y continuará con ‘Naturaleza muerta sobre fondo blanco’, de la compañía Roberto García Mesa; ‘Sed’ de Raquel Ponce y ‘Las plantas, la carne, la lefa y las razones por las que me voy a levantar mañana’, de Yuma Teatro.

El ciclo se ha presentado hoy, martes 21, en una rueda de prensa en la que ha intervenido Lorena Matute, coordinadora de la Unidad de Artes Escénicas del Instituto Canario de Desarrollo Cultural; junto a dos de los directores de las cuatro obras programadas: Daniel “Marino” Álvarez (Yuma Teatro); y Roberto García Mesa.

La obra que abre el ciclo, ‘Hablemos de Fausto’, ha sido elegida para conmemorar el Día Mundial del Teatro, por lo que se podrá ver con carácter gratuito el sábado 25 de marzo, previa retirada de invitaciones en la web o taquilla. De forma previa a la función, su directora Noemí Pérez dará lectura al mensaje internacional por esta efeméride, que este año ha escrito la actriz egipcia Samiha Ayoub. El resto de la programación se ofrece al precio de 5 euros por función, al objeto de hacer muy asequible y acercar al público estas nuevas formas de vivir la experiencia escénica. Además, hay precios especiales para alumnado de escuelas de música y artes escénicas, estudiantes, jóvenes, personas en desempleo y mayores de 65 años.

La intención del equipo de este escenario dependiente del Gobierno respecto a este proyecto no es otra que generar espacios donde tengan cabida producciones escénicas que investigan en torno a diferentes lenguajes escénicos, otras maneras de contar, mediante otros usos del espacio, otros formatos, la fusión de diferentes disciplinas y, en definitiva, la creación de nuevos códigos escénicos.

Al tratarse de estos nuevos códigos, en esta primera edición del ciclo habrá piezas en las que el público formará parte de la dramaturgia de la obra transitando por la caja escénica, otras en las que el espectador estará muy cerca del elenco artístico. También las hay que incluyen poesía escénica acerca de la perturbación y el desconcierto o la que apuesta por diferentes lenguajes expresivos propios del teatro contemporáneo con el fin de cuestionar los límites del ejercicio teatral.

Esta primera edición será una experiencia piloto que servirá para testar el interés del público hacia iniciativas de estas características que, en cualquier caso, encajan con la filosofía de la programación del Espacio la Granja y también por ser una sala de aforo medio y que permite incorporar al público sobre el escenario, característica que da mayor calidad y coherencia a la percepción de este tipo de propuestas artísticas.

Contenido del ciclo

El ciclo se abre con ‘Hablemos de Fausto’, un original montaje de Amani Producciones, creado y dirigido por Noemí Pérez, que nos acerca al elemento fundamental del mito de Fausto: el deseo y la sombra. Toma como punto de partida la leyenda medieval del hombre que vendió su alma al diablo para explorar nuestro mundo hoy: aislamiento de grupo, las redes sociales, la capacidad de aniquilación de uno mismo y del otro, el deseo y sus límites y por último el anhelo de conectar con el alma propia y la de nuestro semejante.

Sobre el escenario, un hombre de avanzada edad que habita un acomodado espacio, su isla privada, desde donde observa el mundo, allí se relacionará con su propia sombra, él mismo, ‘el espíritu que todo lo niega’, así se presenta Mefistófeles en el Fausto de Goethe, aquí es el lado oscuro, la sombra de nuestro protagonista. La propuesta está encabezada por el actor Mingo Ruano, que interpreta el papel principal.  El espacio escénico lo conforman varios metros de neón vertical, un mundo aún por construir que conecta los aislados habitáculos donde sucede el acto teatral.  La función es el 25 de marzo, a las 20.00 horas.

Al día siguiente, domingo 26, a las 19.00 horas, se ofrecerá la representación de ‘Naturaleza muerta sobre fondo blanco’, de la compañía Roberto García de Mesa. Este proyecto de poesía escénica, en la que el público estará muy cerca del elenco artístico, trata de indagar en dos conceptos esenciales de nuestra sociedad contemporánea: la perturbación y el desconcierto. Contiene tres piezas que, pese a sus aparentes diferencias, exploran dichos elementos de muy diversa manera.

En la primera, que da título al conjunto, ‘Naturaleza muerta sobre fondo blanco’, dos periodistas discuten sobre un atentado terrorista de extremistas islámicos en una plaza pública. Todos los muertos en el atentado contemplan el diálogo, los movimientos, las imágenes, el horror…La segunda, ‘Segismundo siempre golpea primero’ es una versión muy libre y salvaje de La vida es sueño, de Pedro Calderón de la Barca. La tercera, ‘Variaciones de la razón’ está dividida en 8 partes, en donde varios intérpretes dialogan sobre poesía, revolución, disciplina, tiempo, espacio, mística, deseo y conciencia.

‘Sed’ de Raquel Ponce, se podrá ver el viernes 31 de marzo, a las 20 horas. Es una creación abierta, que ha ido ramificándose poco a poco en tres vías diferentes: la videográfica, la expositiva y ahora también la escénica. El denominador común en todos los formatos es que el público siempre juega un papel primordial; invitándole a fabricar la pieza al mismo tiempo que la experimenta en vivo; involucrándole activamente en el proceso de construir y dar sentido a la misma.

Se trata por tanto de un proyecto site specific que se adapta al espacio, en la que no existe un único frente, ni gradas ni asientos que ocupar; en la que el público debe desplazarse y elegir desde dónde desea mirar y experimentarla. La pieza se articula y desarrolla como si de una gran sopa de letras se tratase; en donde la palabra determina la acción y su propia imagen, en donde la palabra es utilizada como la fotografía de un sonido. Textos visuales que se mueven en el espacio. Textos coreografiados, dibujando escrituras, dibujando palabras, observando su volumen, como si de un cuerpo se tratase, observando su límite.

Esta primera edición concluye el sábado 1 de abril con ‘Las plantas, la carne, la lefa y las razones por las que me voy a levantar mañana’, de Yuma Teatro. La obra trata sobre una mujer rota de dolor, maltratada por la vida y cuya soledad se ha convertido en su única e inseparable compañera de viaje. Una mujer ahogada en las penas, que tiene a las plantas de su casa como únicas amigas y confidentes. Con el público situado muy cerca de la protagonista, será testigo de la pena tan grande que tiene, de su tristeza y soledad, de la necesidad de no parar nunca de hablar, de agarrarse a un clavo ardiendo, de las subidas y bajadas de ánimo. Una pieza que no obstante tiene un último mensaje alentador.

Basada en una obra de Pablo Messiez, la representación se ofrece bajo la dirección de Marino Álvarez y con la interpretación de la actriz Yuri Fontes. Su producción está a cargo de Yuma Teatro, una compañía de nueva creación que se inclina por un teatro actual, contemporáneo, que conecte con el pulso de la vida diaria de las personas.

Popular Articles