domingo, marzo 3, 2024

Tenerife Noir y el Ayuntamiento de Santa Cruz presentan las cinco novelas finalistas al Premio Ciudad de Santa Cruz de Novela Criminal 2024

Las obras seleccionadas son ‘La ronda’, de Francisco Bescós; ‘Crisanta’, de Juan Ramón Biedma; ‘La ley del padre’, de Carlos Augusto Casas; ‘El miedo en el cuerpo’, de Empar Fernández, y ‘Buenos tiempos’, de Victoria González Torralba

El jurado compuesto por los escritores Élmer Mendoza, Yanet Acosta, Javier Hernández Velázquez y Elizabeth López, además de la experta lectora de novela negra Charo González, elegirá la mejor novela negra de 2023 en la décima edición del galardón

Cinco obras aspiran a obtener el X Premio Ciudad de Santa Cruz de Novela Criminal como mejor novela negra de 2023, que conceden el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y el Festival Atlántico de Género Negro, Tenerife Noir. Se trata de La ronda, de Francisco Bescós (Reservoir Books); Crisanta, de Juan Ramón Biedma (Alianza Editorial); La ley del padre, de Carlos Augusto Casas (Ediciones B); El miedo en el cuerpo, de Empar Fernández (Alrevés Editorial), y Buenos tiempos, de Victoria González Torralba (Siruela).

El festival presentó las obras seleccionadas este miércoles, 7 de febrero, en una rueda de prensa celebrada en la Biblioteca Municipal Central de la capital tinerfeña, en la que participaron el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Díaz Mejías; el escritor Javier Hernández Velázquez y el director y productor de esta iniciativa cultural, Alejandro Martín.

El jurado que elegirá la mejor novela negra de 2023 escrita en español en la décima edición del galardón está presidido por el escritor mexicano Élmer Mendoza y se completa con la participación de la escritora y periodista Yanet Acosta; la Premio Novelpol a la mejor lectora 2022, Charo González, comisaria de Sant Boi Negre y presidenta del jurado de Cubelles Noir; la escritora y colaboradora del diario La Provincia Elizabeth López, también psicóloga, docente y el escritor Javier Hernández Velázquez, que también es fundador de Tenerife Noir y consigliere del “Sindicato”, el equipo que pone en marcha cada año este festival, al que también pertenecen Acosta y López. 

Según explicó el secretario de este equipo, el director del festival, Alejandro Martín, el fallo se dará a conocer el próximo 9 de marzo. Como ya es una costumbre, el premio no se entregará a lo largo de la semana en la que se desarrolla el festival, solo se anuncia. “Decidimos esto hace ya varias ediciones, para no condicionar la calidad literaria del premio con la necesidad de contar con la presencia del autor durante el festival para proceder a la entrega, ya que no siempre se pueden ajustar las agendas, y damos así también oportunidad a que los clubes de lectura lean la novela ganadora y se pueda disfrutar de un encuentro enriquecedor”, explicó Martín.

“Para Santa Cruz es un privilegio que su nombre esté asociado al nombre de un premio literario que coloca nuestra ciudad en el mapa del género negro en español, tanto en España como en América Latina”, aseguró el concejal de Cultura de la capital tinerfeña, Santiago Díaz Mejías, quien recordó que el Ciudad de Santa Cruz de Novela Criminal es “uno de los pocos premios dotados económicamente en España a novela publicada”, al tiempo que destacó que “desde que Santa Cruz lo hace así, otros festivales se han animado a seguir esta misma línea”, un planteamiento en el que el premio va dirigido en metálico al autor con una dotación de 3000 euros, y no va a la distribución o a las editoriales, de forma que se trata “un reconocimiento y un estímulo a la creación” .

El secretario del jurado y director del Festival, Alejandro Martín, detalló también los pormenores del proceso de selección de las obras finalistas, que se hizo en esta ocasión a través de un equipo de 22 informantes del Festival Atlántico de Género Negro, un grupo compuesto de forma paritaria a nivel nacional entre diferentes ámbitos del sector del libro: librerías, universidades, autores, comisariados y direcciones de festivales y grupos de lectura, blogueros, editoriales…, constituido de forma paritaria por mujeres y hombres. Este grupo de informantes propuso 55 títulos de los que salieron las cinco novelas finalistas, escogidas por votación. Martín subrayó el hecho de que entre las firmas de los autores preseleccionados se encuentran 29 hombres y 28 mujeres, algo más de las obras escogidas, puesto que dos de ellas fueron firmadas al alimón también por parejas paritarias de autores. 

Antes de dar paso a la presentación de las obras seleccionadas, Javier Hernández Velázquez recordó que “este galardón tiene un año más de recorrido que el festival, porque nació en 2015 en las jornadas Tu Santa Cruz Noir, que, un año después, cristalizaron en el festival Tenerife Noir” y que indican “el vínculo” de este evento literario y artístico en torno al género negro con la capital tinerfeña.

Las obras

La ronda (Reservoir Books), de Francisco Bescós, está protagonizada por dos inspectores que trabajan por separado en distintas comisarías de Madrid. Se trata de la inspectora Dulce O’Rourke –de personalidad explosiva e insegura en su vida sentimental–, y el inspector Juan Luis Seito –aparentemente apocado, pero capaz de remover cielo y tierra si destapa un caso importante–. A lo largo de un año han aparecido los cadáveres de varias personas ejecutadas misteriosamente y, al parecer, escogidas al azar. Las alarmas saltan cuando se llega a la conclusión de que ronda las calles de la ciudad un mercenario de élite muy experimentado y acostumbrado a matar impunemente. Algo demasiado complicado y grande está pasando. Algo no detectado hasta ahora en el mundo La obra se considera un viaje al fondo de la maldad, una obra que atrapa al lector en un juego macabro del que no puede salir. Es el cuarto libro de un escritor, que, solo con su tercera novela, El porqué del color ojo, recibió los premios Novelpol, Pata negra de la Universidad de Salamanca y el Cartagena Negra. 

En Sevilla, en octubre de 1936, la protagonista de Crisanta (Alianza Editorial) recibe un encargo peligroso: localizar y recuperar un tríptico del siglo XVI de Jan Van Eyck, que desapareció en medio de los pillajes. Si lo consigue, la ayudarán a salir del país. Estimulada por su necesidad de abandonar una España que se hunde en el oscurantismo, Crisanta acepta el ofrecimiento a pesar de que sus instrumentos de adivinación lo desaconsejan, dado que el tríptico atrajo el desastre sobre sus profanadores. Este es el marco en el que se desarrolla la última novela de Juan Ramón Biedma, autor reconocido con los principales galardones de novela negra, entre ellos, el XXI Premio Unicaja de Novela Fernando Quiñones por El sonido de tu cabello. Crisanta es un thriller impecable y un cuento de fantasmas durante la Guerra Civil, que nace del encuentro entre las historias marginales del cine de los años treinta, el enigmático aire de las sociedades esotéricas británicas del XIX y la reconstrucción de la retaguardia sevillana.

También es un thriller La ley del padre (Ediciones B), una novela llena de traición, misterio y despecho, firmada por Carlos Augusto Casas, uno de los autores más prestigiosos y premiados del género y que recibió el Ciudad de Santa Cruz en 2018 por Ya no quedan junglas adonde regresar. En su más reciente novela, los lectores asisten, como si mirasen a través del ojo de la cerradura, a la vida en las altas esferas de la capital, en una trama vertiginosa que pronto desvela que ni siquiera el poder y el dinero pueden silenciar un secreto para siempre. La historia se desarrolla en el seno de la élite, donde muy pocos escogidos pueden acceder, en la vida de los Gómez-Arjona, una familia con mucho dinero y muy pocos escrúpulos. El intento de envenenamiento de Arturo, el patriarca de este clan propietario de un enorme imperio mediático, durante la celebración de su cumpleaños, fuerza al padre a identificar al traidor entre sus cuatro hijos y a someterlos a su ley, en un mundo donde se entiende que la ley de la sociedad no está hecha para ellos. 

Empar Fernández narra la desaparición de un niño en una plaza de Barcelona durante un descuido de su madre. Daniel carece de los recursos de otros niños de su misma edad, que, en parecida situación, serían capaces de pedir ayuda en una ciudad en la que los acechan mil peligros. Está completamente solo. Con El miedo en el cuerpo (Alrevés Editorial), los lectores acompañarán a Daniel en su deambular por una ciudad hostil y sentir el miedo y la estupefacción de un niño de siete años que no reconoce nada ni a nadie. En esta segunda entrega de la serie protagonizada por el inspector de los Mossos d’Esquadra Mauricio Tedesco, el investigador tendrá que enfrentarse a una red criminal organizada, responsable de más secuestros infantiles. La novela sirve a la autora para ofrecer una visión social muy humana y empática, en la que aborda la dificultad que representa adaptarse a un mundo cambiante y la progresiva banalización del mal, elementos clave en su obra. Entre otros premios, Fernández también recibió el Ciudad de Santa Cruz en 2017 por Maldita verdad.

Buenos tiempos (Siruela) llega a Tenerife Noir con el premio Premio Paco Camarasa de Novela Negra 2023. En la España de los años 70, en pleno despertar turístico, Laura vive con sus tíos –un hombre autoritario y una mujer de carácter áspero– en un pueblo de la costa mediterránea. La joven limpia apartamentos y trabaja como camarera en la cantina de Juan Sil, un tipo oscuro y voluble que, sin embargo, constituye su única fuente de afecto. Todo su destino parece ya trazado, hasta que una madrugada, mientras pesca con Sil, rescata del mar la pierna de un cadáver. El siniestro hallazgo convierte a Laura en protagonista involuntaria de un misterio del que se siente responsable de resolver, a pesar de no contar con recursos para ello y en una realidad en la que nadie resulta ser quien parece: Álex Lobo, un delincuente irresistiblemente atractivo; Antonio, un veraneante que le descubrirá el amor por los libros; o el Hombre de los Perros, un vagabundo de turbadora presencia. Victoria González Torralba firma esta calculada trama, repleta de giros y sorpresas.

Tenerife Noir cuenta en este 2024 con el patrocinio del Organismo Autónomo de Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife; el Cabildo de Tenerife; la Universidad de La Laguna; el Gobierno de Canarias –a través del Instituto Canario de Desarrollo Cultural– y el Ministerio de Cultura español –a través del Plan “Lectura infinita” de la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura–.

Fotografía en portada: De izquierda a derecha de la imagen: El escritor Javier Hernández Velázquez, el concejal de cultura de Santa Cruz, Santiado Díaz Mejías, y el director y productor de Tenerife Noir, Alejandro Martín Perera, con las novelas finalistas y el premio Ciudad de Santa Cruz de Novela Criminal. Firma foto: Juan C. Hurtado.

 

Popular Articles