sábado, mayo 25, 2024

Virginia Guantanamera lanza el volcán salsero “A mi gusto y a mi aire”, su disco más internacional

  •  Virginia ha elaborado diez canciones con su voz sólida, su timbre afinado y, sobre todo, la seguridad de una mujer que, para este disco, pisa más fuerte que nunca en un ámbito de la salsa eminentemente masculino, el de la música para bailadores
  • La guajira, que tiene tres premios “Cubadisco” en su historial, ha desplegado sus alas desde Canarias, donde reside, y desde Cuba del Sur, de donde procede y toma su apodo artístico, para lanzar su disco más internacional 

La cantante y compositora cubana Virginia Guantanamera tiene nuevo álbum entre sus manos y es un auténtico “volcán salsero” que prevé arrasar. A mi gusto y a mi aire (2023), esa frase tan cotidiana que cada quien puede hacer suya en cualquier instante, tiene la impronta inconfundible de un disco que emana de una cantante experta y de raza y que ha nacido para amarrar a la pista a todos los bailadores del planeta. 

La “guajerita”, como se la conoce en Canarias, no se ha conformado para su nuevo álbum, el tercero grabado en su Cuba natal, en la realización de un disco “local”, ni siquiera nacional, sino que ha desplegado sus alas y desde Canarias, donde vive, y de esa Cuba del Sur, de donde procede y toma su apodo artístico, ha encerrado diez canciones que dan como resultado su disco más mundial, sin duda, su mejor álbum. La presentación oficial será en Cuba por todo lo alto, en su provincia natal (Guantánamo), con una extraordiaria banda de músicos del Guaso. Las presentaciones en Canarias se adelantarán a septiembre y octubre, pero la de Cuba será en el marco de las fiestas “La Guantanamera”, que se celebrarán del 15 al 18 de diciembre.

Este disco largo, grabado en los estudios Abdala bajo el sello EGREN, el más antiguo de la música popular cubana, ha permitido que Virginia haya conseguido reunir una sensacional primera fila de músicos capitaneados por el arreglista y productor Conrado Monier, toda una institución para la cultura guantanamera. 

Virginia dedica A mi gusto y a mi aire, por un lado a todos los bailadores del planeta, “pues es el momento de salir a bailar a la pista después de lo tocados que nos ha dejado la pandemia”, aclara, y por otro lado, a las mujeres, pues con el hace un llamamiento a no flaquear, a no bajar la guardia y a continuar en la lucha diaria, ésa que ella misma ha mantenido precisamente para construir este disco y hacerlo visible en un ámbito de la salsa (el de los bailadores), que pertenece casi en exclusiva a los hombres. “No sé porqué pero las mujeres siempre tenemos que estar demostrando todo. Deberíamos ir más ligeras de equipaje en todos los sentidos, haciendo uso del título del disco, y por eso va directo para ellas”, verbaliza.

La compositora e intérprete de Guantánamo está más fuerte y segura que nunca ante este álbum rotundo ante el que se rinden músicos de prestigio cubanos como Isaac Delgado (El Chévere de la Salsa), Juan Manuel Ceruto (productor musical y arreglista), con quien también grabó el anterior, Soy lo que Soy (2019), o el mismo director musical que acompaña a la banda de Virginia, Conrado Monier. Todos estos músicos, pertenecientes como ella al Centro Nacional de la Música Popular, coinciden en que la guajira suena segura como nunca, con la voz sólida, el timbre afinado y con unas letras pícaras que denotan este desembarco en un mundo eminentemente masculino, sin dar lugar a la aceptación ni a las vacilaciones. 

Por como suena a lo largo de los diez temas, Virginia, que introduce en el mercado latino este disco con el pie derecho, recalca vivaracha pero rotunda: “Supéralo”, con ese deje cubano que va intercalando en muchos de los temas. No hay que olvidar que la creadora de A mi gusto y a mi aire, ya tiene en su haber discográfico tres premios “Cubadisco” (2019, 2021 y 2022), los galardones más prestigiosos de la industria discográfica en Cuba, así como nominaciones a los Latin Grammys en la categoría de música tropical variada.

Pero Virginia, además de los premios conseguidos y de una carrera de 40 años de recorrido, quería hacer un disco para “bailadores”. Llevaba tiempo manipulando la lava que porta este volcán resultante llamado A mi gusto y a mi aire, que hoy es un disco cálido, un regalo musical muy apetecible que llega para barrer de un plumazo dos años en que hemos estado encerrados y acobardados en casa debido a la Covid-19. “Ahora es el momento de quemar la pista; este era el mejor momento para la salida de A mi gusto y a mi aire, una producción para los amantes del baile latino, y para las mujeres que se empoderan con y ante todo, tras decepciones sentimentales, en sus trabajos, en sus casas, con sus hijos…”, puntualiza. 

Y hablando de féminas, Lilibet Daly, que se abre camino en el género musical en Cuba, es la voz invitada a compartir el tema “Tu castigo” junto a Virginia Guantanamera. Las dos son capaces de envolver una letra que habla de traición y ruptura en una atmósfera cálida, la de una salsa de tempo más lento, el idóneo para contar esta historia.

Guiño a la procedencia 

Natural de Guantánamo, el mestizaje de Virginia marca notoriamente su influencia. Fuerza, energía, musicalidad, afinación, métrica, carácter, son algunos de los elementos que la caracterizan. Como un verdadero torbellino y un volcán de emociones es catalogada por la prensa de aquí y de allá. Lleva ya más de 40 años en la música, “he andado por carreteras secundarias y por autopistas y todo está reflejado en mi discografía”, en la que también hay lugar para interesantísimas colaboraciones con músicos canarios, algunos de ellos Djs incluso. 

A mi gusto y a mi aire es precisamente un guiño a su procedencia cubana y al estilo de vida de su tierra; pero es, entre otros muchos aspectos, una irrupción absoluta en un ámbito de la salsa hasta ahora dominado por voces masculinas; es una carpeta que encierra diez temas de una calidad salsera excepcional que sitúa a Virginia entre las mejores cantantes que han dedicado su carrera a la música tropical. En definitiva, es un disco para coronarse, un volcán tropical de sonidos latinos en el que escuchamos la madurez de la de Guantánamo, quien ha elegido a los mejores para hacer este viaje.

En tiempos donde hay tantos rumbos y caminos musicales, Virginia elige la pureza de la salsa, dándonos una voz femenina que defiende la música cubana con temáticas cotidianas y con gracia, característica esencial de la música popular bailable, posicionando el papel fundamental de la mujer que canta desde y hacia la raíz con frases como: “Vamos pal origen…Con mi Changüí”, [extraído del tema “Mi Changüí”].

Punto aparte la mención para su director musical, Juan Manuel Ceruto, por la fusión que hace en las orquestaciones, siempre atento a las sonoridades actuales, rodeado de músicos excelentes que conceden a Virginia el vestido que merece una cantante como ella, uno que le queda como un guante, capaz de reconocer su “Changüí” natal y mostrar lealtad a su entorno social y animal…porque hasta a “Robertico”, su mascota, le dedica una cariñosa canción. 

La web de Virginia Guantanamera cuenta con mucha más información sobre este lanzamiento, los anteriores y datos interesantes sobre su carrera musical: https://www.virginiaguantanamera.com/.

Fotografía cedida por Eventonizate 

Popular Articles